Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

02 noviembre 2021

2 de noviembre de 1921. Acta de entrega del Generalife

El Generalife ubicado en el Cerro del Sol fue el lugar de descanso de los reyes nazaríes. Es un conjunto de jardines, patios, fuentes, huertas, dehesas y edificaciones de estilo árabe nazarí y está situado en el lado septentrional de la Alhambra. Se construyó durante los siglos XII y XIV y fue transformado por Abu I-Walid Isma´íl. Hay varias teorías sobre el significado del Generalife (en árabe Jannat al -´Arif), una de ellas dice proviene del “ Jardín del Arquitecto”, en alusión al creador del universo y otra dice que significa “ Jardín del Paraiso”.

El predominio del jardín y del paisaje en el Generalife siempre fue la impresión dominante en las descripciones de los visitantes, que dejaron noticia de este lugar a lo largo de la historia, frente a su arquitectura casi diluida, transparente, rodeada de frondosidad y agua.

Los arquitectos del Manifiesto de la Alhambra (1954) vieron claramente el esquema del arte islámico granadino: “la casa es jardín y el jardín, casa. El jardín se acota y se limita como una estancia habitable cuyo techo es el azul”.

Jerónimo Münzer dejó en su Relación de Viaje, realizado a Granada en 1494, la siguiente descripción:

“ El rey tiene fuera de aquel recinto (la Alhambra), un jardín (el Generalife) en la cumbre de un monte verdaderamente regio, con fuentes y arroyuelos, hechos por los moros, con inusitada bizarría”.

La Alcaidía del Generalife

Todas las alcaidías situadas dentro del recinto de la Alhambra databan del tiempo de la conquista, concretamente la del Generalife fue concebida por los Reyes Católicos como una tenencia de alcaidía a Gil Vázquez Rengifo, Comendador de Montiel, por los servicios prestados en el asedio de Málaga, pasando a la familia de los Granada Venegas por la renuncia de éste a favor de su yerno en 1535, Pedro Granada Venegas Hurtado de Mendoza, tercer señor de Campotéjar, que había casado con su hija María Rengifo Dávila, cuyo nombramiento le fue otorgado por Carlos V en 1537 en pago a su colaboración y servicios prestados por sus ascendientes en la conquista del Reino de Granada.

Fue primero estirpe Al-Nayyar por sus titulares Sidi Yahaya al Nayyar y Ali Omar ibn Nazar- Pedro de Granada y Alonso Venegas a partir de su conversión y posteriormente, linaje Granada Venegas por imposición de Alonso Venegas a sus sucesores, al fundar mayorazgo en 1533, de tomar ambos apellidos. Los dos primeros titulares fueron de origen nazarí, D. Alonso había intervenido en la represión de la rebelión de los moriscos de la Alpujarra de 1568-1570, y a partir de 1643 castellano, ya que el quinto señor de la Casa, Pedro de Granada Venegas Manrique de Mendoza, solicitó un título de Marqués de Campotéjar, otorgado por el rey Felipe IV.

La alcaidía y derechos de la casa de Campotéjar sobre el Generalife fueron confirmados sucesivamente mediante diversos privilegios y cédulas reales y los alcaides del Generalife fueron desvinculando la tenencia, cayendo ésta en la consideración de propiedad del los Marqueses de Campotéjar. No obstante, los alcaides de la Alhambra no dejaron de recordar a la alcaides del Generalife que estaban bajo su jurisdicción y que el Generalife tenía carácter de real sitio y que por tanto estaba vinculado y pertenecía a la Cororona.

Extinguida la línea primogénita de varonía en 1660, el título de marqués de Campotéjar así como la pretendida titularidad del Generalife, sus anejos y derechos pasó, a través de diversos enlaces matrimoniales y sucesiones, a los linajes italianos Durazzo y Pllavicini, entroncados con la Casa Grimaldi genovesa y nomagesca.

Firma del acta de entrega del Generalife al Patronato de Generalife el 2 de noviembre de 1921

Acuerdo transaccional. Acta de entrega

Este documento cierra el largo proceso judicial que duró casi cien años entre el Estado español y los marqueses de Campotéjar por la propiedad del palacio del Generalife y sus anejos, cuya tenencia ostentaban, al tiempo de iniciarse el proceso, los sucesores de la casa nobiliaria italiana, Durazzo Pallavicini.

Fue iniciado en 1826 por el fiscal del Patrimonio Privado del rey Fernando VII, dentro de una actuación general en defensa de la recuperación de bienes y derechos pertenecientes al Patrimonio de la Corona y su inclusión en el Patrimonio Nacional, y no concluyó hasta el 2 de octubre de 1921, terminando el proceso, conocido como ?Pleito del Generalife?, mediante transacción extrajudicial, es decir mediante un acuerdo entre partes contendientes, cuando todavía estaba pendiente de resolverse definitivamente el litigio ante el Tribunal Supremo.

Aprobada la transacción que puso feliz término al largo pleito entre el Estado y la Casa de los Marqueses de Campotéjar, y una vez celebrado el 2 de octubre de 1921 el acto de entrega de la posesión de Generalife y sus terrenos adyacentes por parte de la Casa de Campotéjar Pallavicini al Estado Español, el 2 de noviembre de 1921, se firmó el documento que presentamos el ?Acta de entrega del Generalife?, para los cual se reunieron en el refererido lugar los miembros del Patronato (nombrados pro R.D. de 12 de octubre de 1921), Francisco de Paula Valladar, Presidente, José Polanco, vicepresidente y los vocales Fernando Vílchez y Antonio Gallego Burín; Antero Enciso y Mena Abogado del Estado, Secretario y letrado asesor por una parte y por la otra Remigio Ganote Administrador de Propiedades e Impuestos de la provincia de Granada y José Benítez Gambín Oficial del Negociado de Propiedades del Estado con el fin de hacer entrega a los miembros que constituían el Patronato, del Generalife y de las fincas urbanas, rústicas y objetos cedidos al Estado por la escritura de transacción, otorgada el 6 septiembre de 1921, por Juan de Dios de la Sala, Director General de lo Contencioso del Estado y el Marqués de Campotéjar.

El Administrador de Propiedades, en nombre del Estado, hizo entrega a los miembros del Patronato de las fincas siguientes:

1. Una casa conocida con el nombre de Generalife considerada monumento antiguo, situada en el paraje del mismo nombre, término municipal de Granada, con varias habitaciones en parte cubiertas en sus muros de arabescos y techumbres de artesanados a la que dan acceso varios jardines que se extienden por su alrededor, galerías de moderna construcción sin adorno alguno y varias paratas y escalinatas con plantas y flores, terminando en un mirador que da vista al cerro denominado ?Silla del Moro?, cruzando su superficie de Nordeste a Suroeste la acequia llamada del “Tercio”, que haciendo ángulo con sus jardines se dirige hacia sudeste, destinada a riegos de la finca y de las huertas de aquella zona, derivada dicha acequia de la llamada real de la Alhambra…

La superficie edificada tenía una extensión de quinientos cincuenta y dos metros cuadrados y la ocupada por los jardines y paratas así como todos los carriles se graduaron en una hectárea, veinte áreas y cincuenta centiáreas. Se citaba además, dentro de la finca, una casa vivienda para el jardinero, un corral pequeño y cuadras y ora casa vivienda para el guarda.

2. Una huerta llamada de Fuente Peña, en el sitio de este nombre y , término municipal de Granada con ciento setenta y tres marjales y cinco estadales, equivalentes a nueve hectáreas, tres área y noventa y nueve centiáreas, tierras de riego con algunos frutales; riega con el agua de al acequia del tercio derivada de la acequia de la Alhambra del ría Darro, lindando al Este, con la Dehesa del Generalife, al sur con el camino del Cementerio, al Oeste con el barranco y cuesta del Rey Chico y al Norte con la huerta llamada Grande y con la cerca del Generalife, dentro del perímetro de la huerta descrita sitúa una casa antigua con varias dependencias de labor, patio, corrales y cuadra en el bajo y un piso en la alzada cercado con tapias; un portón las separan del camino del Cementerio y carril del Generalife…, siendo la extensión superficial de esta casa ochocientos cuarenta y cinco metros cuadrados. Además existe en esta huerta otra pequeña vivienda que contiene un lagar y que se rodea por todas partes con terrenos de la misma y tiene de superficie doscientos cuarenta y un metros cuadrados…

3. Otra huerta llamada Huerta Grande situada a la derecha bajando de la cuesta del “Rey Chico” entre esta y el Generalife, su cabida treinta y ocho marjales equivalentes a dos hectáreas sesenta y cuatro centiáreas, tierra de riego con agua de la acequia del tercio y diversos árboles frutales. Linda al Norte con la huerta de Fuente Peña, al oeste con el callejón de entrada a esta huerta por la cuesta del Rey Chico o de los muertos, al Sur con la expresada cuesta del Rey Chico y al Norte de los jardines del Generalife. Tiene para su servicio una casa antigua construcción con varias habitaciones y dependencias en el bajo y un piso de alzada que limita con las tierras de la misma huerta y con los jardines del Generalife y tiene extensión superficial de doscientos sesenta y cinco metros cuadrados.

4. Otra huerta conocida con el nombre de Huerta Colorada, sita en el mismo paraje, de cabida de treinta y un marjales, equivalente con cincuenta estadales mas que tiene de cabida a un hectárea, sesenta y nueve áreas, veintiseis centiáreas, tierra de riego con agua de la acequia del tercio y también con árboles frutales; linda al Este con el callejón de entrada con esta huerta, al Sur con la cuesta del rey Chico, al Oeste con el carmen de Beas, propio de Antonio Rubio Molina y al Norte con los jardines y cerca del Generalife. Dentro del perímetro de esta finca y lindando con sus tierras por sus cuatro lados sitúa una casa antigua, construcción con varias habitaciones y dependencias en bajo y un piso de alzada con una extensión superficial de cien metros cuadrados.

5. Carmen llamado de la Silla del Moro, situado en la ribera del rio_Darro camino de la fuente del Avellano a la derecha subiendo de este camino, con una extensión superficial de sesenta y seis marjales, equivalentes a tres hectáreas, cuarenta ocho áreas y cuarentas y ocho centiáreas, lindando al Norte con tierras de Don Juan Avilés y otras de Don Fidel Fernández Osuna, al Este con el carmen de Avellano, al Sur con tierras del Generalife y muros de contención de dichos jardines y al Oeste con la huerta Colorada y con el carmen de Beas de Don Antonio Rubio Molina; riega con agua del tercio y tiene algunos árboles frutales y para el servicio de las fincas una pequeña casa que solo consta de planta baja y ocupa una superficie de cuarenta y dos metros cuadrados, lindando por todos lados con tierras de este carmen en el que también existe un pequeña cueva.

6. Carmen llamado del Avellano en el mismo término que el anterior, con una extensión de cincuenta y cinco marjales equivalentes a dos hectáreas, noventa áreas y cuarenta centiáreas, lindando al Norte con tierras de Don Fidel Fernández Osuna y otras de Don Santiago Oliveras, al Este con tierras del mismo Sr. Oliveras y otras de Don Antonio Puchol, al Sur con la Dehesa del Generalife y al Oeste con el carmen de la Silla del Moro; riega con aguas de la acequia del Tercio y todos los árboles que en él arraigan son avellanos; situado dentro del al finca y lindando con ella por todos lados una casa de antigua construcción con dos cuerpos de alzada, que ocupa una extensión superficial de cuarenta y dos metros cuadrados; existe además dentro de la misma una pequeña cueva.

7. Una dehesa llamada del Generalife con la extensión superficial sin respecto a medida de quinientas treinta y siete fanegas de tierras de secano, la mayor parte erial y algún monte bajo con algunas chaparras, hallándose ciertos pedazos dedicados a labor en parte, con plantación de olivos y pequeñas parte de viña, equivalente en dicha cabida a doscientas cincuenta y dos hectáreas, veinte y dos áreas y ochenta y nueve centiáreas; linda al Norte con la acequia Real de la Alhambra, carmen del Teatino, otro de D. Antonio García, otro de D. Francisco García, carmen del Peregrino, fincas de Jesús Cortés, otras del Señor Puchol, carmen de Puentequebrada, carmen de San José y fincas de D. Juan Avilés; al Sur con el camino vereda de Casillas nuevas, hoy calle de Monte de Sedeño, carmen y casa del Sr. Marqués de Sta. Casilda, acequia del candil, carmen de los Canales, tierras de D. Gumersindo Sánchez Gallardo y de D. Isidro Clavero, carmen del Duende y carmen de la Aurora; al Este con tierras de D. Juan Tuset carmen de los Poyos, cauce del Barranco bermejo, finca de la Lancha de Cenes y fincas de Jesús del Valle y por el Oeste con carmen de Beas, huerta Colorada, tapias y jardines del Generalife, huerta de Fuente Peña, camino viejo del Cementerio por la Alhambra y Cementerio. Dentro de esta finca lindando con ella por todos lados existe una casa de antigua construcción con varias dependencias para la labor en el piso bajo y en de alzada, con una extensión de ciento sesenta y cinco metros cuadrados. También existe lindando con las tierras de la misma por todos sus lados, un albergue o pequeña vivienda para el guarda en el sitio llamado Algide de la lluvia, con veinte y dos metros de superficie.

Por último, se relacionan en el Acta los cuadros y objetos de arte que existían en el Palacio del Generalife y que cedió la Casa de Campotéjar.

En este documento quedaban perfectamente demarcados tanto el palacio como los terrenos que habían estado bajo la jurisdicción del Generalife y que, a partir de 1921, estarían a cargo de la Dirección General de Propiedades e Impuestos del Ministerio de Hacienda y de sus dependencias en la provincia de Granada, (Gaceta de Madrid, de 15 de octubre de 1921, n.º 288 p. 153), y encomendada su administración, custodia, vigilancia y conservación a un Patronato que al efecto se había creado, “Formado por personas de excepcional competencia y bien probado amor a la historia y el arte granadinos”, que se denominó Generalife, y cuya gestión estaría bajo la inspección del Comisario Regio de Turismo.

Con la firma de este documento- sencillo en su aspecto formal y material- se cerraba un largo periodo en la tenencia y posesión del Generalife, pasando a ser un bien dominio público.

Las obras de limpieza y presentación se acometieron en 1921 y se dieron por terminadas en 1936, desapareciendo en esta primera intervención muchos aditamentos y deformaciones modernas que habían sido añadidas al palacio.

La heterogeneidad y compartimentación del palacio quedó agrupada en cinco conjuntos bien diferenciados: el Patio de la Acequia, el Patio del Ciprés de la Sultana, la Bóveda de los Laureles, la Escalera del Agua y la Huerta de la Mercería.

A pesar de las desfiguraciones que se habían ido sucediendo en él desde la conquista, es difícil encontrar testimonios tan fidedignos de un jardín islámico medieval como los localizados en este palacio del Generalife, ya que bajos los escombros, que habían ido elevando el jardín sobre el nivel de los paseos, quedó oculta su primitiva disposición.

Autora de este artículo: Eva Martín López, directora del Archivo Histórico Provincial de Granada (1990-2018).

Acta de entrega del Generalife de 2 de noviembre de 1921 (PDF).

Código de Referencia: ES 18131 AHPGR/DPMH// C 11422-15.
Título: Acta de entrega del Generalife al Patronato del mismo nombre.
Fechas: 2 de noviembre de 1921.
Nivel de descripción: Unidad documental.
Extensión y soporte: 7 pág. Copia mecanográfica. Papel.
Nombre del Productor: Delegación Provincial del Ministerio de Hacienda. Negociado de Propiedades del Estado.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

El cultivo de la vid en al-Ándalus y las huertas del Generalife
16 noviembre 2021

El cultivo de la vid en al-Ándalus y las huertas del Generalife

LEER MÁS
Las almunias de la Alhambra
16 noviembre 2021

Las almunias de la Alhambra

LEER MÁS
El granado en los paisajes de la Alhambra y las huertas del Generalife
09 noviembre 2021

El granado en los paisajes de la Alhambra y las huertas del Generalife

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando