Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

31 marzo 2021

Patio de la Acequia del Generalife, ocho siglos en un jardín

El conocido Patio de la Acequia del Generalife toma su nombre de la acequia de la Alhambra o del Sultán, que atraviesa por el centro sus 49 metros de largo por 13 metros de ancho. Esta estructura, que nos recuerda al jardín de estilo persa abbasí, fue restituida a partir de la excavación de Jesús Bermúdez Pareja en 1959.

En este pabellón se encuentra el Salón Regio, porticado, en el cual, en su parte superior, las ventanas tienen el alféizar muy bajo para poder divisar el panorama sentado en el suelo como era costumbre en la cultura andalusí. El estrecho corredor que lo antecede se incorporó en época cristiana como se deduce por los emblemas de los Reyes Católicos en el intradós de los arcos, los cuales se abrieron en el muro transformando lo que fue oasis interior en un jardín mirador. Esta galería nos brinda una magnífica conjunción de vistas del paisaje abierto a los jardines anexos al palacio y los espacios hortelanos de la almunia.

La fisonomía del patio, el arte de jardinería y estructuras han ido cambiando de forma notable con el paso de los siglos, aunque desde su origen en el siglo XIII siempre se ha mantenido como jardín lo que le otorga una excepcional valía. A principios de siglo XIX, existía el cenador con plantas central y en 1830 una bóveda vegetal cubría el recorrido de la acequia según descripción del barón Charles Davillier: “laureles, rosas y tejos tupidos se curvan para formar una arcada de verdor”. En la segunda mitad del siglo XIX, según fotos de José García Ayola, existían arcadas de cipreses con un remate central a lo largo del patio y encañados para plantas. Todos estos elementos vegetales habían desaparecido a principios del siglo XX.

Los surtidores de agua que cruzan la acequia parecen recibirnos festivamente. El sistema hidráulico medieval contaba con unos caños laterales para regar los parterres mediante inundación.

Vista del pabellón sur. Foto: Lucía Rivas.

Con la última restauración del palacio y del mismo jardín, concluida en 2003, se ha recuperado una imagen del patio ajardinado congruentes con los gustos y estilos del jardín hispanoislámico, donde el lecho de los parterres se halla cubierto con un tapiz de planta de flor en el que dominan las especies mediterráneas buena parte de ellas aromáticas y medicinales como la flor de la miel, la violeta, la aguileña, el marisalar, el orégano, la mejorana, la ajedrea y el carraspique. Diversos cultivares de rosas antiguas damascenas y gálicas puntualizan más esbeltamente los cuadros de flor a los que también contribuyen lirios, milenramas, espliego, toronjil, milamores, ajo morisco y alhelí; y plantas ornamentales como laurel, hiedra, jazmines, así como árboles frutales, granados y naranjos.

Entre todas ellas destaca el arrayán, la planta de mayor raigambre en los jardines nazaríes, que se presenta alineado en setos a lo largo de la acequia reforzando el papel singular que el agua ostenta en el jardín. Cuatro ejemplares singulares de granado remarcan el crucero central con la belleza tanto de su tronco como de sus flores y frutos. Una gran buganvilla, pese a su anacrónica en coherencia con el origen medieval de este jardín, se ha mantenido adosada al lienzo del muro nordeste por su singular tamaño y colorido trepando hasta el llamado Jardín del Pilón.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

El tesoro oculto de la Alhambra. El almacén de Bienes Culturales
18 mayo 2021

El tesoro oculto de la Alhambra. El almacén de Bienes Culturales

LEER MÁS
En femenino: ¿dónde vivían las mujeres nazaríes en la Alhambra?
13 mayo 2021

En femenino: ¿dónde vivían las mujeres nazaríes en la Alhambra?

LEER MÁS
Las mazmorras de la Alhambra
07 mayo 2021

Las mazmorras de la Alhambra

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando