Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

02 noviembre 2021

Las acequias de la Alhambra en época nazarí

LA ALHAMBRA - LA ACEQUIA REAL
LA ALHAMBRA - LA ACEQUIA REAL

Sin las acequias sería imposible la existencia de la ciudad palatina de la Alhambra. Se trata de elementos fundamentales y primigenios. Con el agua y defendida por sus murallas, la Alhambra nazarí comenzó a ser alumbrada en 1238. Dijo el historiador Ibn Idari con respecto al intitulado Muḥammad I, fundador de la dinastía:

“Este año subió Abū ‘Abd Allāh b. al-Aḥmar desde Granada al lugar de la Alhambra, lo inspeccionó todo y marcó los cimientos del Castillo, señaló en él quien los excavase y no terminó el año sin que el castillo tuviese unas elevadas construcciones de defensa. Le llevó agua del río, levantando un azud y excavando una acequia exclusiva para ello”.

La Acequia Real

Ese azud es la Presa Real, en el inicio del sistema hidráulico situado sobre el río Darro, cerca del cortijo de Jesús del Valle. La construcción del circuito hidráulico no debió estar exenta de dificultades y aún hoy en día se manifiestan. Acueductos, alcantarillas y túneles permitían que desde la margen izquierda del río pasar el caudal a la derecha y recorriera la ladera septentrional del Cerro del Sol hasta alcanzar su primer gran destino, la almunia del Generalife y las huertas Colorada, Grande y Fuentepeña.

Alimentada la finca, la acequia descendía bruscamente hacia la ciudad palatina. Justo antes de su ingreso en la Alhambra hay visibles varios elementos de importancia:

• En primer lugar se excavó hace unos años un tramo de la acequia original nazarí, que se encuentra bajo la actual. Se trata de un canal construido con muros de tapia hormigonada situados sobre un terraplén terroso.

• Más adelante se conserva un partidor abovedado, el arca de Fuentepeña, con una arquitectura moderna que debe esconder su origen nazarí. De él se deriva agua hacia los barrios del Mauror y la Antequeruela, servidumbres que ya existían en época medieval. El arca debía permitir fundamentalmente regular el agua a su paso por el barranco o Cuesta de los Chinos, sobre un acueducto nazarí sustituido por el actual de 1701.

• Una vez atravesadas la muralla, dominadas por la torre del Agua, hay infraestructuras entre las que destaca un acueducto.

En el interior de la ciudad la acequia multiplicaba su cometido, según las numerosas necesidades de cada uno de los sectores de la Alhambra que son recorridos y articulados por el canal. La zona denominada Secano, donde se asentó la populosa medina, artesanal y habitacional, bebía de ella. Alcanzaba los palacios, desgajaba canales a uno y otro lado, para sus fuentes, albercas, aljibes, jardines, baños y letrinas. Restos de este trazado se han excavado bajo la calle Real y se conservan visibles en el subsuelo del palacio de Carlos V, en la exposición permanente del Museo de la Alhambra. Los sobrantes se derramaban de nuevo sobre el Darro, llenando de música los bosques.

Acequia del Tercio

Sin duda las acequias son uno de los elementos más tradicionales del paisaje agrario, incluso en los derechos, usos y costumbres que las conservan. Sin embargo, no son completamente inmutables. La Acequia Real de la Alhambra fue multiplicándose con el tiempo y ya en época nazarí se le desgajó otro. Se le llama Acequia del Tercio, por la cantidad de líquido que substrae, quedando el conducto principal, la propia Acequia Real, como la de los Dos Tercios. Se inicia mucho antes de la entrada al Generalife, en el llamado carmen del Partidor. El objetivo era ganar altura al llegar a la finca del Generalife. Así pudo crecer una huerta irrigada, la de Mercería.

Los Albercones

La huerta de Mercería se había regado previamente elevando el agua mediante un costoso y complejo ingenio, los Albercones. Se conoce bien su funcionamiento y se conservan sus elementos, por lo que merece la pena que nos detengamos. Primeramente desde la Acequia Real un canal se introducía en la montaña. En esta ladera, a mayor altura, una noria de sangre, con su tracción animal y un pozo conectado con el canal permitían elevar el agua. El líquido se almacenaba en una alberca. Desde allí de nuevo el agua podía hacerse descender abasteciendo los cultivos. Más tarde, la construcción de la acequia del Tercio permitió que esta huerta fuera alimentada por el nuevo canal, anulando el ingenio anterior.

La Acequia de los Arquillos y el complejo hidráulico de la Alberca Rota y los Pozos Altos del Cerro del Sol

Esta expansión nazarí sobre el territorio se evidencia en el Cerro del Sol. En el último tercio del siglo XIV, bajo el reinado de MuḥammadV, se construyó una nueva acequia más elevada, esta vez procedente del río Beas. Su destino era alimentar el complejo hidráulico de la Alberca Rota y los Pozos Altos. Para ello fue necesario de nuevo horadar la montaña, fabricar albercas subterráneas y poner norias en funcionamiento que permitían elevar el agua hasta los 59 m. Este sistema fue clave y complementario al de la Acequia Real, que también llegó a estar vinculada con dicho complejo. Gracias a la creación de este ingenioso complejo se posibilitó el cultivo irrigado de extensas parcelas y el abastecimiento de dos importantes fincas o almunias reales que surgieron en este contexto de crecimiento: al-Dišār (los Alijares) y Dār al-‘Arūsa (la casa de la Desposada).

Autores del artículo: Paula Sánchez Gómez (arqueóloga) y Manuel Pérez Asensio (arqueólogo)

BIBLIOGRAFÍA. PARA SABER MÁS:

• BERMÚDEZ LÓPEZ, J. “Crónica arqueológica”. Cuadernos de la Alhambra, 1989, 25, 1989, pp. 163-198.
• BERMÚDEZ LÓPEZ, J., MALPICA CUELLO, A., MORENO LEÓN, E., MARTÍN LÓPEZ, E. “El subsuelo. Acerca de la implantación del Palacio de Carlos V. Informe arqueológico”. En El palacio de Carlos V. Un siglo para la recuperación de un monumento. Granada: Comares, 1995.
• ESPINAR MORENO, M. Vivo la Alhambra. El agua. Granada: Proyecto Sur de Ediciones, S.A.L., 1991.
• GARCÍA-PULIDO, L.J. “El sistema de abastecimiento hidráulico de la Almunia de los Alijares. Estado de la cuestión”. En La España medieval, 30, 2007, pp. 245-280.
• GARCÍA-PULIDO, L.J. “Las infraestructuras hidráulicas desarrolladas para la explotación de los recursos del valle del Darro”. En Hacia un paisaje cultural: la Alhambra y el valle del Darro. Granada: Patronato de la Alhambra y Generalife, 2012.
• GARCÍA-PULIDO, LJ.; PÉREZ ASENSIO, M. y SÁNCHEZ GÓMEZ, P. “Creación, expansión y decadencia de las fincas nazaríes del entorno de la Alhambra”. En Almunias del Occidente islámico: solaz y producción. Granada: EEA, CSIC.
• GONZÁLEZ ALCANTUD, J.A. y MALPICA CUELLO, A. (coords.). El agua. Mitos, ritos y realidades. Barcelona: Anthropos, 2003.
• IBN ‘IDĀRĪ AL-MARRĀKUŠĪ, Ahmad Ibn Muḥammad. Al-Bayān al-Mugrib fi ijtịṣār ajbār muluk al-Andalus wa al-Magrib. Los Almohades, T-II (trad. Ambrosio Huici Miranda), Tetuán: Editora Marroquí, 1954.
• MALPICA CUELLO, A. “Un elemento hidráulico al pie de la Alhambra”. Cuadernos de la Alhambra, 29-30, 1993-1994, pp. 77-98.
• MALPICA CUELLO, A. “El agua y el poblamiento de la Alhambra de Granada”. En El agua en la agricultura de Al-Andalus. Barcelona: Lunwerg, 1995.
• MORENO OLMEDO, M.A. “Documentos sobre la acequia real de la Alhambra (1508-1511)”. Cuadernos de la Alhambra, 1, 1965, pp. 41-58.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

La Acequia Real. Una ventana abierta de la historia en el Museo de la Alhambra
03 octubre 2022

La Acequia Real. Una ventana abierta de la historia en el Museo de la Alhambra

LEER MÁS
Torre Quebrada
03 octubre 2022

Torre Quebrada

LEER MÁS
El chapín de la tenería de la Alhambra
01 septiembre 2022

El chapín de la tenería de la Alhambra

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando