Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

18 octubre 2022

La vida en la Alhambra

La Alhambra ha sido siempre vivida, desde el inicio de su construcción hasta hoy día que se ha convertido en uno de los monumentos más visitados de España.

La etapa nazarí (1232-1492) es la que dio a luz una ciudad palatina de sorprendente belleza y riqueza de matices, y que nos deja el palacio medieval mejor conservado que ha llegado a nosotros.

La vida militar, se desarrolla principalmente en la Alcazaba. En este espacio de la Alhambra, nos quedan los maravillosos restos del llamado “barrio castrense”, que nos permiten conocer las pequeñas dimensiones y sencillez de las casas, que suponemos parecidas a las de los habitantes que tendrían su hogar en la Medina, donde desempeñaban sus trabajos, fundamentalmente artesanales y casi siempre relacionados con la atención y mantenimiento de los Palacios.

El lujo y el esplendor envuelven la vida en los palacios en la etapa nazarí, coincidiendo en la práctica con los reinados de Yusuf I (1333-1354) y Muhammad V (1354-1359 y 1362-1391) y que se refleja en las pinturas de la Sala de los Reyes, Partal, y con más claridad, incluso en pequeños detalles, en la fiesta del Mawlid (Natividad del Profeta) 1362. El documento del visir Ibn al-Jatib detalla la celebración, desde la distribución de los asistentes, la vajilla utilizada, comportamiento del servicio, comida, vestimenta, etc.

A partir de 1492 con la llegada de los Reyes Católicos, casas y torres, como era de esperar, se reparten por orden jerárquico entre la oligarquía que gobernaba y hombres de confianza.

En el siglo XIX los viajeros románticos ocupan la Alhambra. Estos recrean la entonces ruinosa ciudadela con una intensidad artística y poética, que ponen de moda los palacios por el mundo, quizás una vida idealizada, la mayoría de las veces irreal.

El corazón de los palacios, Leones y Comares parecían intocables, esperando siempre la venida de reyes, algunas de estas visitas servían como oxígeno para un enfermo terminal que lo fue en los siglos XVII y XVIII.

La Alhambra también vivió como lugar de castigo; nobles, militares de alta graduación y altos cargos de la Administración fueron recluidos en algunas de las torres “verdaderas jaulas de oro”, por diversos delitos. Y en periodo de paz, ofreció el más singular y pintoresco escenario para las fiestas y diversiones, desde tabernas a corridas de toros y otras actividades de dudosa moral.

La vida continúa y el Museo de la Alhambra se convierte en visita imprescindible, al contener piezas de extraordinario valor, que fueron testigos directos de la vida en una Alhambra que sigue causando sorpresa, admiración y enamoramiento en quienes la descubren.

Autor del artículo: José González Vílchez.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

Las puertas de entrada a la Alhambra. Manifestación de poder y defensa militar
17 abril 2024

Las puertas de entrada a la Alhambra. Manifestación de poder y defensa militar

LEER MÁS
La conquista omeya de la Península, siglo VIII
12 marzo 2024

La conquista omeya de la Península, siglo VIII

LEER MÁS
Muhammad V: Vida y soluciones decorativas en la Alhambra
13 febrero 2024

Muhammad V: Vida y soluciones decorativas en la Alhambra

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando