Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

01 noviembre 2021

La Torre Artillera o de la Pólvora

En el complejo programa defensivo de la Alcazaba de la Alhambra, la Torre de la Pólvora debió ejercer un importante papel de salvaguardia y control, que trasciende la etapa medieval y continúa e incluso incrementa su importancia en época cristiana. Su actual denominación es reveladora del estratégico papel que jugó como almacén de pólvora de la Alcazaba, llegando a tener un “alcaide de la Torre de la Pólvora” como recogen documentos del siglo XVIII. Es muy significativo que haya mantenido esa denominación en el tiempo, a pesar de que los documentos del siglo XVI la nombran como torre de Cristóbal del Salto. Fue llamada también torre de la Guardia y, en época de Carlos V, fue conocida como Torre que está sobre la calle de los Gomérez.

Se trata de un tipo de torre de tamaño más reducido que las grandes torres de la Alhambra pero de un alto valor estratégico. Está situada en el extremo suroeste y ligeramente avanzada en relación con la muralla, lo que le confería una situación estratégica para controlar a los atacantes que accedían por la vaguada situada a sus pies, actualmente Cuesta de Gomérez. Junto a esta torre parte la muralla que une la fortaleza nazarí con Torres Bermejas. Su función debió ser, por tanto, la de cuerpo de guardia para vigilar el acceso a la fortaleza desde la puerta del Barranco, devenida después la Puerta de las Granadas, así como regular el paso hasta el puente levadizo que aislaba la torre de la Vela.

La Torre de la Pólvora también protegía el costado meridional de la torre insignia de la Vela y controlaba a modo de poterna, o puerta secundaria, la puerta y el antemuro meridional, hoy soterrados bajo el Jardín de los Adarves; un sector que aumentó su importancia estratégica en el siglo XV con los avances de la artillería y la poliorcética.

En época cristiana, fue incorporada como un importante elemento defensivo a las reformas llevadas a cabo a mediados del siglo XVI, tendentes a adaptar esa parte de la Alcazaba a la defensa mediante el uso generalizado de la artillería. Lo que hoy es el jardín de los Adarves en aquel momento fue una potente plataforma artillera de la que esta torre fue su baluarte extremo. Dos siglos más tarde, aprovechando el aterrazamiento de la zona entre los lienzos de muralla de la Alcazaba, derivaría en el ámbito lúdico ajardinado actual, desde el que se divisan las Torres Bermejas y el Carmen de Peñapartida. Tal vez por eso fue el lugar de la Alhambra elegido en 1957 para inmortalizar en piedra los famosos versos del poeta mexicano Francisco de Icaza: «Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada».

Bibliografía:

La Alhambra y el Generalife. Guía oficial (2010). Bermúdez López, Jesús.
Murallas, torres y dependencias de la Alhambra (2016). Vilar Sánchez, Juan Antonio.
Web del Patronato de la Alhambra y Generalife (en línea) Accede aquí

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

2 de noviembre de 1921. Acta de entrega del Generalife
02 noviembre 2021

2 de noviembre de 1921. Acta de entrega del Generalife

LEER MÁS
El cultivo de la vid en al-Ándalus y las huertas del Generalife
16 noviembre 2021

El cultivo de la vid en al-Ándalus y las huertas del Generalife

LEER MÁS
Las almunias de la Alhambra
16 noviembre 2021

Las almunias de la Alhambra

LEER MÁS
El granado en los paisajes de la Alhambra y las huertas del Generalife
09 noviembre 2021

El granado en los paisajes de la Alhambra y las huertas del Generalife

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando