Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

29 septiembre 2021

La Qalahurra (Torre de las Infantas)

La Qalahurra (Torre de la Infantas). Fotografía de Lucía Rivas
La Qalahurra (Torre de la Infantas). Fotografía de Lucía Rivas

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figure invalid in Entity, line: 6 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figcaption invalid in Entity, line: 6 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figure invalid in Entity, line: 18 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figcaption invalid in Entity, line: 18 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figure invalid in Entity, line: 26 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figcaption invalid in Entity, line: 26 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

La Torre de las Infantas, llamada también torre de Ruiz y Quitarnaya, es otra de las qalahurras más profusamente decoradas del recinto alhambreño. Es también una de las torres más modernas, ya que fue construida a finales del siglo XIV por el sultán Muhammad VII (1392-1408), según atestiguan las inscripciones en árabe de sus muros. Esta torre presenta una estructura arquitectónica semejante a la de su vecina, la Cautiva, y, al igual que aquella, puede considerarse como una torre-palacio.

Vista exterior de la torre de las Infantas (Foto: Lucía Rivas)

El acceso responde al habitual en recodo, y destaca la bovedita de la entrada con grandes mocárabes que han conservado restos de su pintura original. El interior de la torre se distribuye según el esquema tradicional de la vivienda nazarí y da la sensación de que es una casa de cualquier ámbito de la Alhambra, no una torre de la muralla. El espacio cubierto que se corresponde con el patio, centrado por una fuentecilla poligonal de mármol, reparte en su entorno las estancias principales, tres núcleos de alcobas con ventanas al exterior, la más destacada al fondo con los habituales alhamíes en sus lados menores. Todas las puertas del patio tienen en sus umbrales las tradicionales taqas.

Su espacio central presenta, a la altura de la planta primera, galerías en dos de sus costados, y en los otros, ventanas. El techo se cubría originalmente con una bóveda de mocárabes, perdida y sustituida en el siglo pasado por la actual armadura de madera. El acceso a la planta superior y a la terraza se hace desde el recodo de la entrada. Esta torre es el escenario de la conocida leyenda de las tres princesas, Zayda, Zoraida y Zorahayda, recogida por Washington Irving en dos relatos de sus famosos Cuentos de la Alhambra.

Cubierta de madera y ventanas de la primera planta (Fotografía Lucía Rivas)

La torre fue usada en época cristiana como residencia de miembros de la guarnición alhambreña, sufriendo bastantes daños. En 1585, como tantas otras, fue restaurada su terraza, por donde se filtraba la lluvia, para evitar que sufriese la decoración de sus muros, y ese mismo año sus merlones caídos fueron sustituidos por un parapeto de piedra de Alfacar, similar al usado en el resto de torres y murallas. En 1699 se restauró la linterna que iluminaba su estancia principal, se le puso un «techo y tejó y çaharró por afuera y se enluçió»; volvió a ser restaurada en 1795. En la habitación intermedia, formada «por un cuadrilongo con dos cenadores en los laterales con agimeces» faltaban parte de las cenefas de azulejos, y la bóveda de uno de los cenadores había sido destruida enteramente por los terremotos de 1806.

Vista de la torre desde la primera planta (Fotografía Lucía Rivas)

A los daños producidos por las tropas napoleónicas en 1812, se añadieron tras su partida los causados por familias humildes que la ocuparon contra la voluntad de sus alcaides. En 1846, estaba aún habitada por una familia de las entonces denominadas «miserables». En una de las habitaciones laterales se había abierto una chimenea y en otras se guardaban aperos de campo. Todo el interior de la torre había sido blanqueado y en esa fecha estaba ennegrecido por el humo. Amenazada de ruina, la torre fue una de las primeras restauradas por Rafael Contreras, en un larguísimo proceso que duró desde 1852 hasta casi 1885. Sin muchos escrúpulos, se le añadieron yeserías y policromías y una nueva cubierta de madera. La original, con su techo de lacería y las ocho ventanas que le daban luz, según Contreras, se había hundido a principios del siglo XIX.

BIBLIOGRAFÍA

La Alhambra y Generalife. Guía oficial (2010). Bermúdez López, Jesús.

Murallas, torres y dependencias de la Alhambra (2016). Vilar Sánchez, Juan Antonio.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

La Alhambra, un lugar privilegiado para reflexionar sobre las odaliscas
19 junio 2021

La Alhambra, un lugar privilegiado para reflexionar sobre las odaliscas

LEER MÁS
Pila de Almanzor. El simbolismo del poder andalusí
01 octubre 2021

Pila de Almanzor. El simbolismo del poder andalusí

LEER MÁS
Jardines altos del Generalife
30 septiembre 2021

Jardines altos del Generalife

LEER MÁS
La puerta de la Qubba Mayor
01 septiembre 2021

La puerta de la Qubba Mayor

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando