Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

02 noviembre 2021

La propiedad de la almunia del Generalife a lo largo de su historia

Redactamos este breve artículo para contribuir a la Conmemoración del Centenario de la entrega del Generalife al Estado (1921-2021) que organiza el Patronato de la Alhambra y Generalife, y nos centramos en su propiedad legal porque marcará su funcionamiento como explotación agrícola y como palacio de solaz y descanso.

En la etapa islámica ŷannat al-‘Arīf, la huerta del Alarife o Arquitecto, fue la principal almunia de las pertenecientes al patrimonio real nazarí como así lo afirma el visir Ibn al-Jaṭīb, en al-Lamḥa al-badriyya (“El resplandor de la luna llena que trata de la dinastía nazarí”). También refiere el texto de Ibn al-Jaṭīb que la almunia del Generalife se sitúa en la falda Oeste del Cerro del Sol justo al lado de madīnat al-Ḥamrā’ en la colina de la Sabīka.

La almunia del Generalife pasó directamente a ser propiedad de los monarcas cristianos y sus descendientes en el mismo momento del traspaso del poder en 1492. Los Reyes Católicos establecieron una “tenencia” o alcaidía para administrar y explotar la almunia y custodiar su palacio. Esta alcaidía fue subalterna de la alcaidía de la Alhambra que ostentaba D. Íñigo López de Mendoza, II Conde de Tendilla, que la supervisaba, nombrando los reyes como primer “Tenente” o Alcaide del Generalife en 1492 al capitán fray Juan de Hinestrosa y su administración fue muy larga durando hasta 1523, año en el que es nombrado como segundo Alcaide el oficial Jacques de Manzilla por el emperador Carlos y la reina Juana, y su tenencia durará sólo hasta 1525. Es sustituido ese año como tercer Alcaide del Generalife por Gil Vázquez de Rengifo, con nombramiento de Carlos V y la reina Juana, pero finalmente cederá su puesto a su yerno D. Pedro de Granada Venegas II, de familia descendiente de la familia real nazarí, los Bannigaš, que pasaron al bando cristiano durante la Guerra de Granada, siendo nombrado cuarto Alcaide del Generalife en 1537 por Carlos V y la reina Juana.

Como premio a los servicios de la familia Granada Venegas en la Primera Rebelión de los Moriscos o del Albayzín (1499-1501,) en 1545 el príncipe Felipe, en su etapa de Regencia, le hizo “merced de perpetuidad en la Alcaldía del Generalife, a cambio de invertir para su conservación cien ducados anuales”, y los Granada Venegas a su vez nombraron un Teniente de Alcaide para la administración directa en su nombre de las huertas y palacio, en un largo gobierno que durará hasta 1921, como después veremos. Esta perpetuidad en la alcaldía no suponía la propiedad de la almunia del Generalife.

En 1632 se consolida el Señorío de Campotéjar, y en 1643 Felipe IV le concede el título de marqués de Campotéjar a D. Pedro de Granada Venegas Manrique de Mendoza. A finales del siglo XVII trasladaron la sede de su Casa a Génova donde emparentan con los Grimaldi, Durazzo y Pallavicini.

Pero el problema surge cuando en 1672 Mariana de Austria, como Reina Regente durante la minoría de edad de su hijo Carlos II, “confirmó a D. Pedro de Granada Venegas [y Lomelín Pavesi, IV marqués de Campotéjar] y a su Casa, y Mayorazgo, la perpetuidad y propiedad de este Real Sitio, con todas las preheminencias correspondientes a él …”, porque desde ese momento los marqueses de Campotéjar actúan como propietarios del Generalife, aunque no son reconocidos como tal por la dinastía borbónica, ya que en el siglo XVIII siguieron siendo confirmados los sucesivos marqueses en su cargo de alcaides por Felipe V. En 1772, durante el reinado de Carlos III (1759-1788), Lorenzo Núñez del Prado, veedor-conservador de los Reales Sitios del Real Patrimonio en Granada, afirmaba lúcidamente en un “Memorial sobre la jurisdicción del Generalife” que “dicho Sr. Marqués de Campotéjar únicamente es Alcaide Perpetuo por Real Gracia de S.M. de dicha Real Casa y Sitio de Generalife y sus pertenencias, de modo que así el Sr. Alcaide General de la Fortaleza de la Alhambra, y del Real Sitio de Soto de Roma, no son propietarios, dueños, ni jamás lo han sido de los referidos Reales Sitios ”.

Sin embargo la situación legal de la propiedad del Generalife no estaba clara, y al final del reinado de Fernando VII, en 1826, comienza el famoso “Pleito del Generalife” por el que la corona quiere recuperar el Generalife. Este proceso se alargó en el tiempo y, durante el reinado de Alfonso XIII, por sentencia judicial de 30 de agosto de 1912 de la Audiencia de Granada se da la razón a la corona como propietaria del Generalife en contra de la opinión de los marqueses de Campotéjar. Pero lo farragoso del proceso, con continuos recursos, hace pasar los años hasta que finalmente los marqueses de Campotéjar deciden ceder el Generalife en 1921, publicándose el Real Decreto de 23 de agosto sobre la cesión gratuita del Generalife al Estado por acuerdo mutuo, y se hace la entrega efectiva en un acto público en el Patio de la Acequia el 2 de octubre.

Alfonso XIII correspondió a la familia Campotéjar con el nombramiento del “marquesado del Generalife”, título vitalicio y no hereditario por Decreto de 26 de septiembre de 1921 y carta de 19 de julio de 1926 a favor de doña Matilde Giustiniani y Giustiniani, marquesa de Campotéjar y del Generalife, título éste último que se extinguió en 1970 a la muerte de la marquesa.
Hay que hacer constar que el Generalife pasa a depender del Ministerio de Hacienda y éste crea por Real Orden de 12 de octubre el Patronato del Generalife, todavía dependiente de ese ministerio, que se constituye formalmente el 29 de octubre, y el acto de toma de posesión se hace efectivo el 2 de noviembre.

En 1925 por medio de un Real Decreto de 29 de abril se ordena que el Generalife se integre en la administración y gestión del Patronato de la Alhambra, tomando posesión de él el día 8 de mayo Leopoldo Torres Balbás, Arquitecto-Director de la Alhambra, en nombre de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública. El Patronato del Generalife, ya innecesario, es disuelto por Real Decreto de 14 de mayo.

El Generalife depende desde ese momento legalmente del Patronato de la Alhambra, y más adelante del Patronato de la Alhambra y Generalife, creado por Decreto de 13 de agosto de1940, hasta hoy, 2021, momento en que recordamos este evento.

Autor del artículo: Carlos Vílchez Vílchez. Doctor en Historia del Arte. Universidad de Granada.

Bibliografía:

Cabrera Orti, Mª Angustias y Vílchez Vílchez, Carlos (2018). Los primeros alcaides del Generalife: estudio de la Reales Cédulas de su nombramiento, en Jesús Bermúdez López, Yolanda Guasch Martí, Rafael G. Peinado Santaella, Guadalupe Romero Guzmán y Carlos Vílchez Vílchez (eds.). El conde de Tendilla y su tiempo. Granada: Editorial Universidad de Granada (Eug) y Patronato de la Alhambra y Generalife: 294-303.

García Luján, José Antonio (2001). Del arte y milicia. El linaje Granada Venegas, marqueses de Campotéjar. Hidalguía 285: 284-290.

García Luján, José Antonio (2010). Documentos de la Casa de Granada, linaje de Granada Venegas, marqueses de Campotéjar. Granada: Asociación Cultural Raigadas.

Vílchez Vílchez, Carlos (1991). El Generalife. Granada: Proyecto Sur.

Vílchez Vílchez, Carlos (2016). Los otros Señores de la Alhambra: la Tenencia de Alcaldía del Generalife, en Rafael López Guzmán (Direc. Científica). Los Tendilla. Señores de la Alhambra. Granada: Patronato de la Alhambra y Generalife: 93-97.

Viñes Millet. Cristina (1978). Documentos sobre el Generalife: su estado a finales del siglo XVIII. Cuadernos Alhambra 14: 99-123.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

La Torre de los Picos
03 mayo 2022

La Torre de los Picos

LEER MÁS
Pastoreo en la Dehesa del Generalife. Beneficios medioambientales
14 abril 2022

Pastoreo en la Dehesa del Generalife. Beneficios medioambientales

LEER MÁS
Fragmento de zócalo de alicatado. Su diseño y trazado geométrico
01 abril 2022

Fragmento de zócalo de alicatado. Su diseño y trazado geométrico

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando