Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

21 junio 2022

El Corral del Carbón

En la primera mitad del siglo XIV, bajo el sultán Yusuf I, se edifica al-Fundaq al-Yadida o alhóndiga Nueva conocida hoy como Corral del Carbón desde el S.XVII porque por aquí pasaban aquéllos que traían el carbón para pesarlo.

Situada en la orilla izquierda del río Darro, este edificio era un lugar de hospedaje para mercaderes que fundamentalmente traían cereales (sobre todo trigo) a la ciudad.

Este tipo de albergues eran comunes en Oriente y se ubicaban en el camino de rutas comerciales por regiones deshabitadas. Su nombre árabe al-Fundaq, dio origen al castellano Alfóndega (Alhóndiga). La estructura del edificio responde igualmente a un modelo importado de la zona de Egipto o Siria.

La construcción, es de planta casi cuadrada, con cuatro galerías que se disponían en torno a un patio. Estas galerías se sustentan sobre pilares de piedra en planta baja y de ladrillo en las altas. Cubriendo estos espacios sencillas armaduras. A estas galerías abrían las puertas de pequeñas habitaciones independientes de unos 9 m2. En el centro del patio una pila cuadrada de piedra con dos caños laterales.

Las alhóndigas eran edificios con dos zonas diferenciadas. La parte alta, en la cual estaban los habitáculos para los comerciantes que venían de fuera de la ciudad con sus productos para la venta y en la parte baja los establos de los animales de acarreo y los almacenes para guardar las mercaderías.

Puerta de acceso al Corral del Carbón. 1977. Archivo Municipal de Granada.

Generalmente eran edificios de tamaño reducido, pobre construcción y escaso mobiliario. Sin embargo no es el caso de ésta, ya que su tamaño es de una gran monumentalidad y de una sorprendente riqueza decorativa, sobre todo en su portada. Esta excepcionalidad se debe a que era propiedad de las sultanas.

Situada en el entramado comercial de la Medina próxima a la plaza Bibrambla, con mercados temporales y permanentes, como carnicerías y pescaderías; una calle comercial, con plateros, merceros, calceteros, y alimentación, aunque predominaba el comercio de ropa usada, de ahí su nombre de Ropavejeros (al-Saqqatin/Zacatín); la Alhóndiga Zaida (detrás de la Madraza); la de los Genoveses (Calle Cárcel Baja) y la Alcaicería, como mercado de la seda, cerrado y protegido. Justo enfrente de esta última, se encontraba la Alhóndiga Nueva y entre ambas el río, rodeado de una importante actividad industrial, tenerías, espartería, tintorería…

El alhondiguero (fundaqayr) controlaba la entrada y salida de mercancías. Cobraba una alcabala o impuesto, para las rentas reales, según el producto y carga introducida. Vivía en las habitaciones que había sobre la puerta de entrada y llevaba toda la gestión administrativa.

Cuándo llegaba el mercader, se le entregaba un candil, un cubo para el agua, una estera para dormir y una capa para taparse. La puerta se cerraba herméticamente a la puesta de sol y no se abría hasta el amanecer. No se daban comidas, sólo si el mercader llevaba algún alimento, se le podría cocinar.

En la época cristiana se convirtió primero en Casa de Comedias y posteriormente en un Corral de vecindad, con los cambios de adaptación que esto conlleva.

A mediados del siglo XIX y principios del siglo XX El edificio se encontraba en un estado deplorable, con cobertizos adosados y estabilidad de sus muros dañada. En medio del espíritu constructivo, surgieron iniciativas como la construcción de un cinematógrafo, proyecto rodeado de polémica acerca de derribar o recuperar el edificio.

La Comisión Provincial de Monumentos, abogó por su defensa y finalmente fue declarado Monumento Artístico, “como ejemplar único de posada mahometana”. Siguió amenazado de derribo, hasta la intervención de Torres Balbás. El edificio fue adquirido por la Alhambra con los fondos de la venta de entradas al monumento en 1928.

Autora del artículo: Inmaculada Ávila Rojas

Bibliografía:

Torres Balbás, Leopoldo, “Las alhóndigas hispanomusulmanas y el Corral del Carbón de Granada”, Al-Andalus XI, 1946

Torres Balbás, Leopoldo, “El Corral del Carbón de Granada”, Boletín de la Sociedad Central de Arquitectos, 39, 1918

El Defensor de Granada 16/03/1918

El Defensor de Granada 29/01/1918

Barrios Rozúa, Juan Manuel, Granada, Historia Urbana, Granda, 2002

Castilla Brazales, Juan y Orihuela, Antonio, En busca de la Granada Andalusí, Granada, 2002.

Antonio Orihuela Uzal, “La Alhóndiga Nueva o Corral del Carbón en Granada”, Obras singulares de la Arquitectura y la Ingeniería Españolas, Madrid, 2004

Paula Valladar, Francisco de, “El manuscrito” en Henríquez de Jorquera, Francisco, Los Anales de Granada, Granada 1889.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

Restauración de las taqas de mármol de la sala de la Barca en el palacio de Comares
13 junio 2022

Restauración de las taqas de mármol de la sala de la Barca en el palacio de Comares

LEER MÁS
La iluminación en época nazarí: Candil de pie alto
02 junio 2022

La iluminación en época nazarí: Candil de pie alto

LEER MÁS
La torre de las Damas
01 junio 2022

La torre de las Damas

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando