Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

01 octubre 2021

Pila de Almanzor. El simbolismo del poder andalusí

Detalle de la Pila Califal. Fotografía de Lucía Rivas
Detalle de la Pila Califal. Fotografía de Lucía Rivas

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figure invalid in Entity, line: 14 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figcaption invalid in Entity, line: 14 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figure invalid in Entity, line: 38 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

Warning: DOMDocument::loadHTML(): Tag figcaption invalid in Entity, line: 38 in /var/www/proportalv2/wp-content/themes/alhambra/functions.php on line 828

EL ORIGEN Y SU TRAYECTORIA
Por su tipología y decoración debemos situar el origen de esta pieza en Madīnat al-Zahrā o Madīnat aI-Zāhira. Ambas fueron ciudades áulicas califales en el entorno de la Córdoba del siglo X.

Una inscripción cursiva tallada a posteriori en el borde de uno de los lados mayores deja bien clara la trayectoria de esta pieza desde su origen. Procedía de un palacio de Almazor en Córdoba. Bādis b. Ḥabūs, el rey zirí de la taifa de Granada, la trajo a su alcázar en el siglo XI. Por otras fuentes sabemos que su palacio estuvo en el Albaicín. Allí debió permanecer algo más de 200 años. La misma inscripción nos cuenta que Muhammad III, el tercer monarca de la dinastía nazarí, la subió a la Alhambra para embellecer su palacio en 1305.

Hasta el siglo XX estuvo empotrada en el acceso en recodo bajo los pies de la torre de la Vela. Tanto los lados menores como uno de los mayores quedaron cubiertos por la construcción. Solo uno de los lados mayores, el que contiene la inscripción de Muhammad III, quedó visible y por tanto recibió un mayor desgaste.

Pila Califal. Fotografía de Lucía Rivas

POR QUÉ VIAJÓ DE CÓRDOBA A GRANADA
Transportar el gran bloque de mármol de estas proporciones y peso desde Córdoba a Granada no debió ser tarea fácil. Esto nos indica el gran valor que esta pieza tuvo para el rey de la taifa de Granada, Badis. En siglo XI el califato se desintegra en pequeños reinos de taifas. En un primer momento los nuevos gobernantes se consideran herederos de los califas de Córdoba como una manera de legitimar su poder. De hecho, el primer arte taifa está más ligado a lo califal que lo posterior, lo almorávide. Sin duda este pudo ser uno de los motivos que impulsaron el viaje hasta Granada.

LA PILA EN ORIGEN
En origen la pila se concibió para ubicarse de manera exenta, quizá en el centro de un patio de alguno de los palacios de Almanzor. En los lados menores tiene dos franjas verticales lisas. Esto se debe a que en ese lugar se adosó un pilar sobre el que se colocarían los surtidores que verterían el agua al interior. Originariamente los surtidores debieron ser dos cervatillos, probablemente de bronce, como el que se conserva en el Conjunto arqueológico de Madinat al-Zahra.

DECORACIÓN Y SIMBOLISMO
En los lados mayores leones muerden el cuello de cérvidos. La escena representa el ciclo de la vida y la simbología del poder con un parangón de la naturaleza. Este tipo de representaciones mantienen la iconografía oriental en la que se inspiran los gobernantes emirales y califales de al-Andalus. Los mecenas de estas obras se veían representados en figuras poderosas cómo el león en un gesto de dominación.

En los lados menos ocurre lo mismo con diferentes animales. En ese caso son águilas las que capturan con sus garras a los herbívoros. Finalmente, el friso de aves acuáticas capturando peces insiste en el ciclo vital de la naturaleza y conecta simbólicamente con el líquido que contenía la pila.

Otro de los elementos significativos es el árbol de la vida de los lados mayores. Es el eje de simetría de toda la composición.

Pila Califal. Fotografía de Lucía Rivas

NO ES LA ÚNICA PIEZA
Se conocen 2 pilas más completas de la misma tipología. Una está en el Museo Arqueológico Nacional y la otra en Marrakech. La primera aparecida en la calle Lista de Sevilla. La marroquí se conserva en Madraza de Ibn Yusuf en Marrakech y probablemente llegó allí por los mismos motivos que la de Almanzor a la Alhambra.

Pero, además, el Museo de la Alhambra conserva varios fragmentos de mármol tallados con motivos decorativos similares. Los grosores y formas de estos fragmentos de piedra nos hablan de al menos dos piezas más de este tipo que pudieron compartir el mismo trayecto, aunque con diferente final.

Autor del texto: José D. Lentisco Navarro

BIBLIOGRAFÍA
Fernández-Puertas, Antonio. Calligraphy in al-Andalus. The Legacy of Muslim Spain. Holanda: E. J. Brill, 1992, pp. 639-678. Pp. 639-676.

Lévi-Provençal E., Inscriptions arabes d’Espagne. Leyde, 1931, Ed. J. Brill, n° 220, p. 195-196.

Marinetto Sánchez, P. Arte islámico en Granada. Propuesta para un museo de la Alhambra. Granada, 1995, Ed. Patronato de la Alhambra y Generalife, Ed. Comares.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

La Alhambra, un lugar privilegiado para reflexionar sobre las odaliscas
19 junio 2021

La Alhambra, un lugar privilegiado para reflexionar sobre las odaliscas

LEER MÁS
Jardines altos del Generalife
30 septiembre 2021

Jardines altos del Generalife

LEER MÁS
La Qalahurra (Torre de las Infantas)
29 septiembre 2021

La Qalahurra (Torre de las Infantas)

LEER MÁS
La puerta de la Qubba Mayor
01 septiembre 2021

La puerta de la Qubba Mayor

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando