Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

14 abril 2022

Pastoreo en la Dehesa del Generalife. Beneficios medioambientales

En las laderas del Cerro del Sol, se localiza el Monte “Dehesa del Generalife”, propiedad del Patronato de la Alhambra y Generalife e incluido dentro del Catálogo de Montes Públicos de Andalucía con el código GR-40001-EP. Comprende 244,21 ha de superficie, de las que 46,75 ha están dedicadas al cultivo de olivar. Buena parte de este predio se localiza en el Parque Periurbano del mismo nombre.

Del mismo modo, muy próxima a la ciudad palatina se encuentra la Finca “Alixares”, cuya titularidad
también corresponde al PAG, y alberga 15,10 ha de olivar conectados con los anteriormente citados.
El terreno sobre el que se realiza el aprovechamiento ganadero comprende el olivar de ambos predios, así como una franja perimetral de la Dehesa del Generalife de carácter forestal. El conjunto supera las 65 hectáreas.

Es importante señalar, que dentro de este espacio, se instaló un cerramiento de 0,17 ha para el manejo y custodia del ganado, así como un abrevadero y una caseta de apoyo para el pastor.

La vía pecuaria “Vereda del Barranco del Abogado”, cuenta con una longitud de 11.445 m, una anchura de 20 m y una superficie total de 22, 88 ha. El deslinde de esta ruta ganadera fue ejecutado y aprobado en 2009-2010 por la Junta de Andalucía. Su recorrido comienza junto al Cementerio en el límite urbano del municipio de Granada, al suroeste, hasta el mojón trifinio de Granada, Beas de Granada y Dúdar, al noreste, punto en que conecta con otras vías pecuarias (Cañada Real de la Cuesta de las Cabras y Cordel de Puerto Blanco).

El rebaño es trasladado ida y vuelta, desde Alfacar hasta la Dehesa del Generalife, planteándose este movimiento como una muestra de respeto a las pautas históricas de la trashumancia. Práctica inscrita por la UNESCO en 2019 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
De esta forma, el Patronato de la Alhambra y Generalife apoya también esta costumbre ritual y consuetudinaria que se encuentra en claro retroceso en nuestros días y que atesora profundos conocimientos sobre el medio ambiente y la relación del hombre con la naturaleza.

El olivar ecológico del entorno de la Alhambra. La variedad de olivo Lucio, autóctona de Granada

Es importante considerar que esta zona de olivar está certificada como cultivo ecológico (Comité Andaluz de Agricultura Ecológica), desde 2006. Su inclusión dentro del Parque Periurbano ya reseñado le confiere una importante función social a añadir a las vinculadas con la agricultura y el medio ambiente.

El aprovechamiento ganadero redunda en beneficio del mantenimiento del propio cultivo de olivar al favorecer la fertilización extensiva de la superficie dedicada a este uso, creando una simbiosis entre el patrimonio paisajístico y el ganado.

El olivo Lucio es una rara variedad que encontramos en la provincia de Granada, quedan pocos ejemplares de estos , gran cantidad de ellos suelen ser centenarios. La mayor densidad se encuentra en Íllora, por lo que también se le denomina “illoreño”.

El origen de esta variedad se remonta al siglo VII. En el año 641 una profunda sequía en la península ibérica consumió las aguas de fuentes, ríos y manantiales, afectando la producción agrícola, incluidos los olivares. Sin embargo, al traer especies desde Túnez, se pudieron repoblar algunos plantíos de Al-Andalus con esta nueva variedad, capaz de aguantar condiciones climáticas extremas, plagas y enfermedades. Así es como la variedad Lucio llega para quedarse, expandiendo sus raíces por Andalucía e incluso llegando hasta las colinas del recinto monumental de la Alhambra y Generalife.

Hoy en día, las dos variantes de Lucio (Gordo y Fino), siguen siendo árboles muy resistentes, que presentan buenos rendimientos en aceite y que se han adaptado al clima mediterráneo extremo de la zona del Poniente de Granada, soportando tanto heladas como sequía.

El Patronato de la Alhambra y Generalife apuesta por el aprovechamiento ganadero temporal en las superficies indicadas con el objetivo de realizar un control de hierbas y matorrales durante los meses de marzo y abril (final de invierno y principio de primavera). De esta manera se pretende mejorar las condiciones del combustible vegetal para la prevención de incendios y, a la vez, facilitar la ejecución de las necesarias labores de desbroce asociadas al manejo del olivar.

En una zona como la Dehesa del Generalife y Cerro del Sol, con gran riesgo de incendio forestal y con una historia reciente en la que han sido frecuentes estos incidentes, el olivar del Monte Público juega un papel estratégico en la planificación de las actuaciones de las distintas administraciones para la defensa del monte y los bienes patrimoniales del entorno ante este tipo de siniestros.

La caracterización de los terrenos pascícolas

Se define “pasto”, de forma genérica, como cualquier recurso vegetal que sirve de alimento al ganado, bien en pastoreo (si se aprovecha a diente) o bien como forraje (si es cosechado y suministrado al ganado en verde o tras algún proceso de conservación). Dentro de estos pastos se consideran “naturales” aquellos que no han sido sembrados por el hombre y que, por consiguiente, están constituidos por una flora espontánea. Los pastos naturales se consideran, mayoritariamente, forestales; aunque si soportan una gestión humana de cierta entidad (fertilización, riego, etc.) son clasificados como agrícolas. Son sistemas muy complejos que deben ser manejados como una comunidad multiespecífica estabilizada por su propio uso. En cuanto a composición florística, las familias de plantas más significativas son las leguminosas, las gramíneas y las compuestas.

En la Dehesa del Generalife encontramos pastos naturales. Los más productivos y, por tanto de mayor interés, son los agrícolas vinculados al olivar. Algunos de los tipos de hierbas que solemos encontrar y que las ovejas aprovechan en régimen extensivo para su consumo son: el carretón, una leguminosa; la hierba espigada o espiguejo, una gramínea que pueden comer antes de formarse la espiga ; la chicoria, una compuesta, y representantes de otras familias como la vellosa.

La oveja “Roja Levantina”, una oveja singular incluida en el catálogo de razas autóctonas en peligro de extinción.

El rebaño que aprovecha los pastos de la Dehesa del Generalife consta de unas 400 ovejas “Roja Levantina”, una raza autóctona de nuestro país, cuyo nombre refiere el color rojo/alazán de la piel y su localización preferente en el levante español. Esta raza está incluida en el Tronco Entrefino y considerada independiente desde el punto de vista étnico. Su antecesor inmediato sería la raza ovina africana Bení Ahsen, de la Costa Atlántica de Marruecos, cuya llegada a España se vio favorecida por las buenas relaciones comerciales entre ambas orillas del Estrecho de Gibraltar.

La descripción morfológica oficial agrupa animales de perfil fronto-nasal convexo, formas alargadas y tamaño medio. Las hembras pueden pesar entre 50-60 kg y 80-90 kg los machos.

El sistema de explotación de esta raza de oveja está enfocado para la producción de carne con una planificación de un parto al año, a finales de abril o principios de mayo, procurando que coincidan los máximos recursos con las máximas necesidades del rebaño (ovejas y corderos) para, de esta forma, ahorrar en lo posible suplementación alimenticia.

Actualmente está incluida en el grupo de Razas en Peligro de Extinción dentro del Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España.

El duro oficio de pastor

Esta actividad sin lugar a dudas no sería posible sin nuestro pastor, José Jiménez, un verdadero profesional en el amplio sentido de la palabra. Acompañado de sus perros, recorre en trashumancia varios kilómetros, desde Alfacar hasta aquí (pasando por la Sierra de Huetor, el Valle del Darro y el Cerro del Sol).

José traslada su hogar y el de todo su rebaño de manera temporal hasta la Dehesa del Generalife durante un periodo aproximado de dos meses. Desde muy temprano por la mañana y, sin importar el día de la semana, saca las ovejas a pastorear estando toda la jornada en el monte, cuidando de ellas hasta que regresan al corral, donde pasan la noche. Todo esta especie de “ritual”, resulta ser una actividad poco común en la actualidad y gracias a personas como él, estas prácticas de siglos atrás siguen existiendo.

El Monte Público y el Parque Periurbano de la Dehesa del Generalife. Compatibilidad de usos

El Patronato de la Alhambra y Generalife y otra administraciones competentes en el territorio realizan un importante esfuerzo para favorecer la convivencia del aprovechamiento ganadero con las actividades recreativas, turísticas y deportivas que se desarrollan en el Parque Periurbano.

Autor del artículo: Francisco Javier Sánchez Gutiérrez. Ingeniero de Montes. Asesor Técnico del Servicio de Jardines, Bosques y Huertas del Patronato de la Alhambra y Generalife.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

La Acequia Real. Una ventana abierta de la historia en el Museo de la Alhambra
03 octubre 2022

La Acequia Real. Una ventana abierta de la historia en el Museo de la Alhambra

LEER MÁS
Torre Quebrada
03 octubre 2022

Torre Quebrada

LEER MÁS
El chapín de la tenería de la Alhambra
01 septiembre 2022

El chapín de la tenería de la Alhambra

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando