Texto icono

BLOG

DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE

30 marzo 2016

La historia del palacio

Dos figuras geométricas, el círculo inserto en el cuadrado, conforman la singular fisonomía del que es sin duda el más peculiar de todos los palacios de la monarquía hispana: el palacio de Carlos V. Una arquitectura rotunda y simbólica que se levantó como un baluarte que mostrara la idea de unidad iniciada por sus abuelos, los Reyes Católicos, y reforzara la autoridad del monarca. La historia del palacio comienza en 1526 con la visita del emperador Carlos a Granada acompañado de su reciente esposa Isabel de Portugal. La impresión que la ciudad y la Alhambra provocaron en el joven matrimonio dio lugar a que casi de inmediato decidieran ubicar su residencia en el lugar. No se conoce el autor de la traza original, pero sería el gobernador de la Alhambra, Luis Hurtado de Mendoza, segundo conde de Tendilla, el encargado de llevar a cabo este proyecto contando para ello con el arquitecto Pedro Machuca. Las obras se iniciaron en 1533, tras varios años de trabajo y deliberaciones sobre los planos y la extensión final que ocuparía el edificio. Para la financiación del mismo se contaba con el dinero recaudado con el impuesto a los moriscos más el procedente de las multas de los tribunales de apelación de Granada, Alhama y Loja. La fachada Sur fue la primera en construirse; el patio se cimentó en 1540; la capilla tuvo su cripta cerrada en 1542, y en 1550 ya se había levantado el segundo piso. En este último año se hace cargo de la construcción Luis Machuca, tras el fallecimiento de su padre Pedro. El nuevo arquitecto dedicó a la obra 20 años en los que: se terminó el patio hasta el primer piso y se colocaron las columnas dóricas, se construyó la bóveda anular del corredor y se elevaron los muros perimetrales. En 1576 el arquitecto Juan de Maeda realiza un informe sobre el estado del palacio en el que expresa sus dudas sobre la utilidad del lugar y la viabilidad de algunas de las soluciones constructivas proyectadas, proponiendo una serie de cambios. Pero para aquel entonces ya se había producido el levantamiento morisco, principal fuente de financiación del palacio. Esto, unido a la posterior muerte del emperador en 1580 frenaron el desarrollo de la obra. Felipe II prestó atención al proyecto y sugirió algunos cambios, aunque nunca llegó a visitarlo, como tampoco lo haría su hijo Felipe III. Felipe IV estuvo en la Alhambra en 1624 y trató de reactivar la construcción, pero de nuevo quedaría paralizado unos años después. La estancia en Granada de Felipe V sirvió para que se renovara una de las escaleras de comunicación con los palacios nazaríes y el que luego sería Fernando IV declaró fervientemente que él acabaría la obra, pero en realidad poco más se avanzó hasta que en 1793 Carlos IV decide dar uso al lugar como un colegio militar. Las planos para la adaptación del edificio fueron hechos por José Martín de Aldehuela y el ingeniero Domingo Valestá y repartían el espacio entre zona para dar clase, comedor, enfermería, dormitorios, etc. Sin embargo, el proyecto no llegaría a realizarse, como tampoco el que años después se propuso bajo la regencia de Mª Cristina, que consistía en instalar un colegio de nobles americanos. En el siglo XIX se empieza a pensar en el palacio como un lugar adecuado para una instalación museística. En 1870 Rafael Contreras apunta la idea de crear un museo de arte oriental. Unos años después, en 1889, su hijo, Mariano Contreras, arquitecto conservador del monumento, redacta un anteproyecto para terminar una parte del palacio y destinarlo a museo arqueológico, en la planta baja, y de bellas artes, en la planta superior. Las intervenciones a realizar se valoraron en 139.700 ptas., una cantidad demasiado elevada que frustró las pretensiones. En los años siguientes otros proyectos para el palacio correrían la misma suerte.

F-05595

El palacio de Carlos V sin techar. Fuente: RIA

Habría que esperar al siglo XX y al Plan General de Conservación de la Alhambra redactado por Ricardo Velázquez Bosco para que se iniciara la recuperación del palacio de Carlos V. Las primeras obras se iniciaron sobre 1923 y la posterior llegada del arquitecto Leopoldo Torres Balbás hizo que quedara acabado el proyecto de terminación del edificio. En estos años se pusieron solerías, se desescombraron habitaciones, se construyeron nuevos muros y se cubrieron techos, pero la Guerra Civil hizo que la obra quedara inconclusa. Retomaría la labor el también arquitecto Francisco Prieto Moreno que, tras varios proyectos, propone finalmente adaptarlo para su uso como museo y como oficinas y salas de representación para el Patronato de la Alhambra. Se cierra entonces la galería alta, se cubrió la capilla y se ubicó el Museo de Bellas Artes en la planta primera.

F- 7189

 Imagen de las obras del palacio a mediados del siglo XX. Fuente: RIA

Tras varías vicisitudes el Museo de la Alhambra acabaría ocupando la planta baja, pero eso es ya otra historia? 😉 Si quieres conocer la historia del museo puedes seguir leyendo. Bibliografía para saber más: Álvarez Arza et al. El Palacio de Carlos V : un siglo para la recuperación de un monumento. Patronato de la Alhambra y Generalife. Granada,1995 Jiménez Torrecillas, J. Sendra , Torices , Muñoz,  Domínguez, Muñoz. La investigación arquitectónica, el proyecto de arquitectura y el acondicionamiento ambiental en el proyecto de adecuación de la planta principal del Palacio de Carlos V de Granada.Informes de la Construcción Vol. 59, 507, 5-19, julio-septiembre 2007 Rosenthal. El Palacio de Carlos V en Granada. Alianza Editorial, 1988. Villafranca Jiménez. La reutilización de una arquitectura histórica: el Palacio de Carlos V como contenedor de obras de arte. Cuadernos de La Alhambra, Nº 27, 1991, págs. 245-262. Villafranca Jiménez. Los Museos de Granada: Génesis y evolución histórica. (1835-1975). Granada, Diputación Provincial. 1998.

Icono con un más

Te puede interesar

Descubre más temas
relacionados con esta entrada.

Los niños dibujan la Alhambra
29 mayo 2020

Los niños dibujan la Alhambra

LEER MÁS
Desterrando mitos: La representación figurativa en el mundo musulmán
26 mayo 2020

Desterrando mitos: La representación figurativa en el mundo musulmán

LEER MÁS
Los alicatados nazaríes, un recurso para colorear
24 abril 2020

Los alicatados nazaríes, un recurso para colorear

LEER MÁS

Icono comentarioDeja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario así como nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

La configuración de privacidad ha sido guardada
Configuracion de Privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede ofrecerle una experiencia web más personalizada. Respetamos su privacidad, por ello puede optar por excluir algunos tipos de cookies haciendo clic en cada una de las opciones que le ofrecemos a continuación. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de usuario puede verse afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Las cookies necesarias son inprescindibles para que el sitio web funcione correctamente y no es posible desactivarlas. Por lo general, sólo se configuran en respuesta a sus acciones realizadas al solicitar servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o cumplimentar formularios. Puede configurar su navegador para bloquear o alertar sobre estas cookies, pero si hace esto es posible que el sitio web no funcione del todo de forma correcta. Estas cookies no almacenan ninguna información de identificación personal.

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • _icl_current_language

Rechazar todas las cookies
Seguir navegando