La restauración del Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte

El Oratorio del Partal es un edificio de planta rectangular construido durante el reinado del sultán Yusuf I (1333-1354) y vinculado al funcionamiento del Palacio del Partal.

El muro donde se ubica el mihrab del Oratorio se construyó adosado a la casa de Astasio de Bracamonte, donde se alojaba a mediados del S.XVI el escudero del Conde de Tendilla, alcaide de la Alhambra cristiana. Del interior del Oratorio se conservan parte de las decoraciones de yeso y dos cubiertas de madera: una armadura apeinazada y un alfarje de menado. En el exterior se reviste con restos de decoraciones de pintura mural y yeserías en la fachada principal y lateral.

La historia material de este pequeño edificio ha quedado vinculada a la intervención de dos conservadores que han marcado la historia de la restauración en la Alhambra, D. Rafael Contreras y D.Leopoldo Torres Balbás.

En 1846, D. Rafael Contreras intervino con el criterio generalmente aceptado en su época de recuperación del “ambiente” musulmán desde el punto de vista pintoresco-romántico que dominaba en las intervenciones históricas de esta época en Europa. La intervención de D. Leopoldo Torres Balbás en 1930 trató de recuperar el carácter original del edificio, aprovechando los elementos originales presentes en el mismo y apartándose de los anteriores criterios. Se suprimieron así parte de los elementos añadidos por los restauradores decimonónicos, aunque muchas de las yeserías añadidas en época de Contreras aún perviven.

Durante la última restauración, el equipo de intervención ha abordado los problemas de conservación siendo consciente de que el Oratorio es un documento construido que narra la historia de la restauración en el conjunto monumental, dentro del máximo respeto a las restauraciones anteriores y con la ayuda y aportación de la ciencia y la tecnología actual.

La restauración ha contemplado la intervención de cubiertas del Oratorio y de la Casa de Astasio de Bracamonte, la armadura y alfarje policromado, las yeserías decorativas interiores y exteriores y los restos de pintura mural de las fachadas exteriores. Una vez estudiados los estados de conservación de cada uno de los elementos, los materiales que los componen, identificados los indicadores de alteración, así como su origen se procedió a concretar los tratamientos de restauración.

Las filtraciones de agua desde cubiertas y el ataque de insectos xilófagos y hongos de pudrición habían propiciado la pérdida de apoyos y la aparición de deformaciones y alabeamientos tanto en la armadura de cubierta como en la armadura apeinazada decorativa. En el trascurso de la restauración de la armadura apeinazada se ha podido caracterizar, entre otras cuestiones, la técnica pictórica original. Los estudios estratigráficos de policromía han comprobado que la tablazón alternaba fondos rojos y azules y que utilizaban láminas de estaño corladas para la decoración de atauriques o motivos vegetales.

En cuanto a las decoraciones de yeso, las alteraciones se deben a la existencia de problemas de humedad por filtración, ascensión capilar y humedad ambiental, además de la exposición directa a los agentes meteorológicos. La limpieza es uno de los procedimientos más complejos de yeserías debido a la sensibilidad de los materiales a tratar y a su carácter irreversible. En el caso de aplicación de nuevos morteros y rellenos de grietas, se ha utilizado mortero de yeso con partículas fluorescentes que permiten su identificación con luz U.V., de manera que se puede distinguir toda la intervención realizada sobre las precedentes.

Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Oratorio del Partal y Casa de Astasio de Bracamonte
Icono interesar

TE PUEDE INTERESAR

Otras experiencias por descubrir, otros lugares que visitar.