Torres Bermejas

El Patronato de la Alhambra coordina varias actuaciones de remodelación y restauración

Otros proyectos

  • Carmen de Peñapartida

    El Carmen de Peñapartida, recibe también el nombre de Carmen de los Catalanes

  • Cerro del Sol

    Extensa área periurbana del Conjunto Monumental, con más de trescientos mil metros cuadrados

El conjunto de Torres Bermejas es un edificio de titularidad pública cuya gestión depende del Patronato de la Alhambra y el Generalife desde 1961 y que cuenta con una denominación genérica de BIC, debido al importante patrimonio histórico y arqueológico que contiene. Esta intervención se enmarca en los necesarios estudios previos que se están efectuando por parte del Patronato de la Alhambra y Generalife para la elaboración de un Proyecto de Conservación, tal y como se contempla en el Plan Director de la Alhambra (2007-2015).

La actuación arqueológica de Torres Bermejas ha contemplado un análisis integral de este conjunto fortificado. La excavación ha consistido en la apertura de ocho sondeos, tanto en el interior del conjunto como en el exterior del recinto, que ha complementado la investigación del subsuelo, sin olvidar el análisis del paisaje y el territorio próximo, completando la actuación con un análisis estratigráfico mural.

El conjunto fortificado de Torres Bermejas consta de tres torres, ha sufrido numerosas transformaciones a lo largo del tiempo. Las obras de reforma y ampliación se han sucedido de forma casi continua hasta hace relativamente pocos años. Su uso ha sido prolongado e intenso pues primero fue empleado como cuartel, posteriormente como vivienda y finalmente como prisión militar, hasta que en 1962 pasa a depender del Patronato de la Alhambra y Generalife. Esta situación ha dificultado la investigación arqueológica y entorpece un acercamiento a la configuración de este espacio en la Edad Media y su relación con el territorio circundante.

La estrategia del trabajo arqueológico tuvo una doble vertiente. Primero se realizó una excavación con sondeos estratégicos que pusieran de manifiesto las secuencias estratigráficas y topográficas, así como unos estudios iniciales de alzados generalizadas. Posteriormente se realizó una división del conjunto identificando «unidades guía» y estancias, se estudiaron los sistemas de adosamiento así como se realizó un muestreo edilicio. 

La siguiente labor fue el análisis de paramentos a través del estudio de su estratigrafía, tipología e identificación de los principales eventos murales.