Paseo de las Torres

El patio central distribuye las estancias principales a las que se accede a través del  tradicional arco enmarcado

Te puede interesar

  • Torre de los Picos

    Esta torre servía para la defensa de la Puerta del Arrabal y debe su nombre a unos elementos salientes en la planta alta con forma de ménsulas

  • Torre de la Cautiva

    La Torre de la Cautiva, es uno de los espacios más destacados de la decoración nazarí.

  • Torre del Agua

    Esta torre servía para la defensa de la Puerta del Arrabal y debe su nombre a unos elementos salientes en la planta alta con forma de ménsulas

Torre de la Infantas

Dejando atrás la Torre de la Cautiva, el Paseo de las Torres continúa su recorrido junto a la muralla adaptándose al desnivel del terreno. Surge entonces otra torre de semejante estructura a la Cautiva, la Torre de las Infantas.

En su entrada, con triple recodo, destaca la bovedita de grandes mocárabes pintados imitando ladrillos rojos con llagas blancas. En esta torre el patio central, con fuentecilla poligonal de mármol, distribuye en su contorno las estancias principales, la más importante al fondo, a las que se accede a través del  tradicional arco enmarcado, con tacas en las jambas.

El patio, originalmente con linterna y cúpula de mocárabes, se cubre hoy con un techo de madera moderno. A él abren las estancias de la planta superior mediante ventanas geminadas.

Aunque la Torre de las Infantas se asemeja conceptualmente a la Torre de la Cautiva, los tratadistas que se han ocupado de ella coinciden en afirmar que su decoración expresa en general un momento de decadencia que coincidiría con el cambio del siglo XIV al XV, concretamente a la época del sultán Muhammad VII (1392-1408).

Esta torre es escenario de la famosa leyenda de las tres princesas, Zaida, Zorayda y Zorahaida, recogida por Washington Irving en sus famosos Cuentos de la Alhambra, cuya lectura acompaña perfectamente para comprender una Alhambra romántica tal vez aquí como en ningún otro lugar del recinto.