Historia

Te puede interesar

  • Dobla de Oro

    Itinerario que trata de impulsar los vínculos entre el barrio más antiguo de la ciudad y el conjunto monumental.

  • Tipos de visita

    Realiza una visita general a la Dobla de Oro, o bien disfruta de sus jardines. También puedes realizar un recorrido nocturno.

  • Ventajas

    Descubre los descuentos y ventajas de los que puedes aprovecharte en distintos servicios culturales y turísticos.

  • Recorre la Dobla de Oro

    La Dobla de Oro propone un paseo desde la Alhambra al Albayzín a través de seis monumentos hispanomusulmanes.

  • Recorre la Dobla de Oro

Historia

La primera memoria

En en el siglo XI, tras el desmembramiento del califato omeya de Córdoba, la ciudad de Granada comienza a cobrar protagonismo en el mapa de al-Andalus. Un reino promulgado por la dinastía zirí erige la alcazaba Qadima, protegida por murallas defensivas y enaltecida por edificaciones áulicas, en lo que hoy es el Albayzín alto. La llegada de los almorávides y en especial de los almohades alienta el desarrollo urbanístico de la ciudad de entonces. Pero cuando en 1238 al-Ahmar de Arjona proclama el reino nazarí el nuevo monarca de Granada fija su atención en la colina Sabika. Nace la Alhambra y el Albayzín queda desde entonces como barrio residencial.

Hasta 1492, en que conquistan Granada Isabel y Fernando, Alhambra y Albayzín disfrutan de un floreciente empuje patrimonial. A partir de esa fecha la ciudad cristiana fija la atención en otras áreas de desarrollo urbano. El Albayzín queda como reducto de la población morisca, los musulmanes que quedaron en la península tras la conquista cristiana. Décadas después el Albayzín es objeto de un profundo proceso de remodelación urbana con la apertura y el ensanchamiento de viales públicos, la construcción de iglesias donde antes hubo mezquitas, la ubicación de nuevas órdenes religiosas y la construcción de palacios señoriales en la ribera del río Darro.

La estrecha relación que guardan el Albayzín y la Alhambra demuestra que los modelos de una son asumibles por el otro, y viceversa. El patio de los Arrayanes de la Alhambra es una casa a escala áulica, del mismo modo que las casas moriscas que aún perviven en el Albayzín son un reflejo de aquella a escala doméstica. El patio central, serenado por la alberca y el rumor del agua, las dependencias que se extienden a un lado y a otro, el zaguán, el mirador, la intimidad, el recogimiento son conceptos similares en ambos espacios, con independencia del rango, la posición o la economía de sus dueños. Ese modelo pervive en la casa granadina y por extensión en la casa andaluza y tiene su reflejo en el modo de vivir de sus moradores.