Proyecto integral del Oratorio del Partal

Incluyen estrategias necesarias de conservación adaptadas al contexto cultural de la Alhambra

Otras restauraciones

Decoración Polícroma

ARROCABE

El arrocabe se encuentra cubierto por una pintura marrón gruesa en sus cuatro lados. Esta pintura se encuentra aplicada en las zonas altas de la talle en relieve, respetando los fondos. Estos fondos son amarillos en las albanegas, rojos en el interior de los arcos lobulados y rojo en la cinta de flores que remata superiormente esta decoración.

Bajo la pintura marrón del arrocabe aparece una capa blanca gruesa y pulverulenta, acumulándose en las esquinas de la talla, perdiendo esta su definición. Bajo ésta,  se conservan pequeños restos y trazas de policromía en color azul y rojo sobre todo, con líneas blancas; rojo en los interiores de las incisiones de las piñas y planos oblicuos y azul en las zonas más sobresalientes.

Esta policromía, de la que únicamente se conservan trazas, se asentaba sobre otro estrato amarillo de aspecto resinoso y metálico, que según la analítica se trata de oropimente con restos de goma laca, era habitual su uso como preparación o base.

FALDONES Y ALMIZATE

En la tablazón, se conservan pocos restos de policromías. Intervenciones anteriores de limpieza probablemente fueron desgastando las policromías más accesibles. En la actualidad únicamente  se conservan restos de estas decoraciones vegetales en las proximidades de los ángulos con los pares y peinazos combinando los tonos rojo, blanco y negro.

Las chillas gallonadas son elementos decorativos situados en el almizate, con un tratamiento polícromo ligeramente distinto. En el interior de la flor tallada se conservan restos de amarillo o lámina metálica, y a su alrededor aparece una decoración de fondo rojo con cintas negras rematadas con punteado  blanco. En las puntas de las estrellas de ocho aparecen restos de color negro sobre fondo rojo.