HTTP/1.1 200 OK Date: Fri, 22 Sep 2017 09:59:44 GMT Server: Apache Set-Cookie: fe_typo_user=69f0a337e2d17ce97fe81b507fda4c4a; path=/; domain=.alhambra-patronato.es Connection: close Content-Type: text/html; charset=utf-8 Programa de Bosques, Jardines y Huertas. Alhambra de Granada

Bosques, Jardines y Huertas

El paisaje de la Alhambra y su entorno son parte inseparable del Conjunto Monumental

Te puede interesar

  • Conservación

    La actual intervención requiere aportaciones interdisciplinarias

  • Restauración

    Basado en una estrategia de conservación preventiva

  • Arqueología

    La arqueología tiene un propósito investigador

  • Talleres

    Talleres. Alhambra de Granada

  • Protección

    La arqueología tiene un propósito investigador

  • Biodiversidad

    Conservación de los ecosistemas y hábitats naturales

El paisaje es un componente fundamental en el entorno humano, expresión de la diversidad del patrimonio cultural y natural, influye notablemente en la calidad de vida, el bienestar y la identidad de los ciudadanos y los visitantes a nivel individual y colectivo. Es por eso que una de las prioridades del Patronato es la protección, ordenación y gestión sostenible de los recursos paisajísticos del enclave de la Alhambra.

Los complejos y singulares espacios cultivados de la Alhambra, Generalife y su entorno son parte inseparable del resto de elementos del paisaje, estando imbricados con elementos arquitectónicos, arqueológicos, hidráulicos y biológicos.

En el territorio Alhambra, perviven muestras medievales de jardines, bosques, huertas y olivares del legado cultural hispanomusulmán en perfecta armonía con aportaciones renacentistas, barrocas o románticas, e intervenciones recientes que ya están arraigadas en el imaginario colectivo. El uso del suelo ha pervivido en gran medida como se estructuró en sus orígenes.

En la antigüedad, la colina roja estaba poblada junto a sus valles por bosques mediterráneos de encinas y de ribera, pero las acciones de las sociedades que la han habitado han modelado su aspecto actual que combina, de manera especial e indisociable, vida y contemplación con los cinco sentidos.

La conservación de los principales espacios cultivados está orientada a la preservación física de valores estéticos, sensoriales o botánicos del patrimonio y, lo que es más relevante, la transmisión de sus valores conceptuales, generadores de experiencias vitales. De ahí la combinación de percepciones que hacen del territorio Alhambra un lugar único.

Los jardines de la Alhambra son las mejores muestras de jardines medievales que perviven del legado cultural de Al-Andalus. Los jardines medievales islámicos, y en particular los reales nazaríes, eran lugares en los que los negocios se mezclaban con el placer, la ciencia y el arte.

En ellos se unían las actividades agrícolas, botánicas, artísticas y de ocio de culturas lejanas y mediterráneas. La gran diversidad y riqueza de los jardines de la Alhambra es un reflejo de estilos de vida pasados y de nuestra historia; de ahí su valor patrimonial.

Los bosques requieren una gestión activa para asegurar su continuidad y la mejora de su salud y aspecto. En la Alhambra los más conocidos son los de especies frondosas de San Pedro y Gomérez, pero son muy importantes los mediterráneos de la ribera y la Dehesa. Los bosques cumplen multitud de funciones, pero en la actualidad destacan la social, paisajística y protectora.

El paisaje agrícola de las Huertas es el reflejo de los componentes históricos, culturales y paisajísticos que las han generado. Promover su conservación es un beneficio sociocultural, una contribución a la difusión y el conocimiento público del uso y cultivo sostenible de este patrimonio.