Agenda

El Patronato de la Alhambra y el Generalife realizan periódicamente diversas actividades de enorme interés internacional.

REFLEJOS DE EGIPTO. La Colección de cerámica fatimí del Museo de la Alhambra
02/05/2017

REFLEJOS DE EGIPTO. La Colección de cerámica fatimí del Museo de la Alhambra

Se presentan en el Museo de la Alhambra una muestra con 80 piezas de cerámica dorada del periodo fatimí. Son ejemplo del inicio de esta técnica que tendrá tanta importancia a lo largo de los siglos y germen de la cerámica dorada nazarí que podemos disfrutar en la Exposición Permanente del Museo, con una selección de piezas nazaríes con decoración blanca, azul y dorada, y las piezas excepcionales de Jarrones de la Alhambra. 

Las piezas que aquí presentamos proceden en su totalidad de Egipto y son ejemplo del origen de esta técnica y su desarrollo y riqueza decorativa. 

El arte de la cerámica china, ejerció una notable influencia sobre la forma y el estilo decorativo empleado en cada uno de los países del islam después del siglo VIII. Sin embargo, en cuanto a la técnica de reflejo dorado, no se tienen otras evidencias más que a una creación musulmana.

 Lo interesante es que dentro del mundo de la cerámica, nos encontramos con una de las más bellas creaciones: la cerámica dorada, cuya aparición no será casual, sino un proceso evolutivo que lleva a tener un gran dominio técnico. 

En la mezquita de Qayrawān (Túnez) se encuentran decorando la fachada del mihrāb 139 azulejos de reflejo dorado, los más antiguos con datación conocida. Ibrāhim ibn al-Aglabí (856-863), ordenó llevar desde Bagdad a Qayrāwan los azulejos, según nos cuenta Abū Bakr cAtīq ibn jalīf Taŷabi (+ 1031)

Estilísticamente, estas piezas muestran una dependencia de lo mesopotámico, tanto en formas como en decoración. El profesor Sarre, nos indica que Sāmarrā, ciudad fundada por el califa al-Mu‘taşin en el 838, para sustituir como capital a Bagdad, es abandonada por la corte en el 883. En sus excavaciones aparece gran cantidad de esta cerámica que muestra el grado de desarrollo en el siglo IX. No obstante, se piensa que estos fragmentos fueran traídos de Başra o Bagdad, viniendo esto a corroborar, por otra parte, lo que la tradición dice acerca de los azulejos de la mezquita de Qayravān: “... fueron llevados desde Bagdad por un alfarero...” 

La gran cantidad de hallazgos cerámicos encontrados en Fusţāţ hizo pensar también en el origen egipcio de esta cerámica. Balbina Martínez Caviró apunta un dato muy importante sobre ello. La rebelión de los eslavos en el sur de Mesopotamia, entre el 869 y el 883, provocó la destrucción de Başra. Posiblemente entonces, sus alfareros emigraron a Egipto, llevando consigo los secretos de fabricación de la cerámica de reflejo metálico continuando su producción con una alta calidad técnica. 

Egipto fue el centro desde donde se difundió por todo el Cercano Oriente el arte de la cerámica dorada. 

Esta muestra se verá completada con el estudio de toda la colección en un monográfico. 

LUGAR

Sala VII del Museo de la Alhambra, palacio de Carlos V

(planta baja). Alhambra 

FECHA 

Del 18 de mayo de 2017 al  5 de mayo de 2018 

HORARIO

Horario de Verano (1 abril - 14 octubre) 

  • Miércoles  a sábados  8:30 a 20.00 h 
  • Domingos y martes:    8.30 a 14.30 h
  • Lunes cerrado 

Horario de invierno (15 octubre - 31 marzo) 

  • Miércoles a sábados 8:30 a 18 h
  • Domingos y martes:  8.30 a 14.30h.
  • Lunes cerrado 

 

LOS SÁBADOS EN EL MUSEO (Mayo a Septiembre) 

  • 8.30 – 21.30 h 

 

PRECIO 

  • Entrada gratuita