Logo descubrir
Pieza del mes

Plato Iznik

Plato Iznik

La producción de cerámica de Iznik lleva el nombre de la ciudad donde se producía en el noroeste de la península de Anatolia, Turquía. Allí y desde el último cuarto del siglo XV hasta finales del siglo XVII se manufacturó una cerámica de extraordinaria calidad. La proximidad de Iznik a Estambul favoreció los contactos con los talleres de la corte del Imperio Otomano. Los encargos eran cerámica destinada a la vajilla de palacio y también cerámica para revestimientos arquitectónicos.

La cerámica de Iznik brota de una admiración por las artes decorativas persas y chinas, destacando el modelo de la preciada porcelana china blanca y azul. Una cerámica muy delicada, con sombras, detallada en su decoración, con elementos comunes como rollos de nubes y espirales entre otros motivos. Cabe destacar como ejemplo a uno de los sultanes del Imperio Otomano, el sultán Murad III (mandato desde 1574 hasta 1595), quien celebró la fiesta de circuncisión de sus hijos durante más de dos meses. Para dichas celebraciones encargó más de 800 piezas de porcelana china destinadas a las cocinas del palacio de Topkapi.

Perteneciente a la colección del Museo de la Alhambra, la pieza cerámica Iznik que aquí nos ocupa, es un plato elaborado a torno y vidriado, con un diámetro de unos 30 cm. aproximadamente. La obra muestra decoración floral y geométrica pintada en negro, azul, verde y rojo sobre el fondo blanco. Por la elección y distribución de los motivos florales y la paleta cromática que presenta, estamos ante un ejemplo del denominado estilo de Rodas.

En este período los colores se van enriqueciendo con verdes, rojos, esmeraldas, rosas, púrpuras, turquesas, y la decoración vegetal se torna más naturalista, con alargadas hojas.

En los talleres otomanos igualmente se manufacturaba cerámica destinada a los palacios monumentales y las mezquitas. Con cientos de artesanos se producían una inmensa cantidad de encargos para azulejos que adornaban los interiores de estos edificios. Ejemplo de ello es la conocida Mezquita Azul con más de 20.000 azulejos.

En la misma colección del Museo de la Alhambra, encontramos otro ejemplo de plato completo y algunos fragmentos cerámicos, así como azulejos completos y fragmentos que configuraban grandes paños cerámicos, todos ellos de Iznik, de origen turco.

Estas piezas no son muy abundantes entre coleccionistas, galerías y museos, por ello tienen una alta estima. Es una codiciada cerámica por su exquisita técnica y decoración. El gusto por la decoración floral también se reflejó en los tejidos turcos. Profundizaremos así en una rama del arte musulmán oriental combinando el estilo otomano y las influencias de China.

Horario: sábados 12 y 26 a las 12 h

Lugar: Museo de la Alhambra