Un incensario almorávide en el arte románico

Un incensario almorávide en el arte románico

ene 25, 2017

Uno de los bronces más singulares que se puede encontrar expuesto en el Museo de la Alhambra es un incensario de época almorávide. Es un objeto compuesto de tres partes, una base, una cazoleta interior para recoger las cenizas y una tapa. Este incensario tiene en la base una banda epigráfica de caracteres cúficos y la frase “Bendición completa, prosperidad y gloria. Bendición completa  y gloria. Bendición”, y destaca por la decoración calada de su tapa rematada por una una figura esquemática de un ave. Esta pieza estaba pensada para ir colgada de unas cadenas sustentantes, hoy perdidas, por lo que tanto la parte inferior como la superior cuenta con tres arandelas circulares.

La particularidad de este incensario reside en la ausencia de piezas similares conocidas en el arte hispanomusulmán. Existen diversos objetos  relacionadas con el fuego que comparten características con este incensario, como la figura de un ave que forma parte de los repertorios decorativos hispanomusulmanes  y que podemos encontrar a modo de pieza ornamental de bulto redondo en varios candiles de bronce desde época califal (como los custodiados en el Museo Arqueológico de Sevilla, en el Instituto Valencia de Don Juan, en el Museo de Algeciras o en la Fundación Rodriguez-Acosta). También están presentes aves similares en un brasero almohade encontrado en la plaza de Chirinos de Córdoba, y hoy en el Museo Arqueológico de la misma ciudad, y en un pebetero de bronce procedente de Granada y custodiado en el Instituto Valencia de Don Juan, y que guarda similitudes con nuestro incensario no solo por la figura del ave sino también en la forma y trabajo de la pieza superior, lo que hace pensar que ambas objetos pudieran proceder de un mismo taller (FERNÁNDEZ-PUERTAS, 1976, 120).

Pero más allá de estas similitudes decorativas no se sabe de la existencia de otros incensario similares realizados por los artistas almorávides, de hecho, ni siquiera esta pieza tiene una funcionalidad concreta en el ámbito islámico, ni religioso ni doméstico. Hay que tener presente que el incensario estaba pensado para colgar de unas cadenas para poder moverlo en el aire y esparcir así el olor, una función que forma parte de la liturgia cristiana pero no de la musulmana.

Para encontrar paralelos para este objeto hay que recurrir precisamente al arte románico peninsular, pues tanto en pinturas al fresco como en esculturas contemporáneas a la creación de este incensario se encuentran piezas similares sustentadas por ángeles turiferarios.

Tal es el caso de la obra La anunciación y ángel turiferario, pintura mural al fresco de la ermita de Santa Cruz de Maderuelo (Segovia)  hoy en el Museo del Prado de Madrid tras ser trasladada a lienzo en 1947. La función de los ángeles turiferarios es la quema del incienso, de ahí que porten incensarios como los que aparecen en esta obra. Los incensarios de Maderuelo están pintados sin volumen ni profundidad, pero a pesar de la simpleza de los trazos se pueden apreciar las similitudes con el incensario del Museo de la Alhambra, con unas piezas también ovoides que descansan en una base tronconónica y una tapa en la que se intuyen unos motivos calados similares a los de la pieza que tratamos.

incensario romanico.032

También un fresco trasladado a lienzo es la decoración del ábside de la iglesia parroquial de Sant Pau de Esterri de Cardós, hoy en el Museo Nacional de Cataluña. Esta pintura románica de la segunda mitad del siglo XII presenta a Cristo en majestad con dos ángeles turiferarios que portan en cada mano unos incensarios de parecida forma. Igualmente encontramos quema inciensos similares en los frescos de la ermita románica de San Miguel de Foces, en las pinturas de finales del siglo XII de la Ermita de San Esteban de la Viguera en la Rioja.

incensario romanico.034

En escultura encontramos incensarios del mismo modelo en la arquivolta de la portada norte de la Iglesia de San Miguel de Estella, con gran detalle en el tallado del incensario, y en la arquivolta de la portada meridional de la Iglesia de San Juan de Mercado en Zamora.

incensario romanico.035

También hay ejemplos representados en piezas muebles, como la pila bautismal de la Iglesia de de Santa María del Azogue en Puebla de Sanabria (Zamora) o en la decoración de un sepulcro en la Iglesia de Santa María Magdalena de Zamora, con un diseño muy parecido al del Museo de la Alhambra. También se observan dos incensarios colgantes de similar estilo al almorávide en el Frontal de Martinet, del siglo XII, un frontal del altar procedente de la Ermita de Lles, en Lleida, hoy en el Worcester Art Museum.

incensario romanico.033

Todos estas representaciones muestran que este tipo de incensarios eran piezas comunes en la iconografía religiosa en el siglo XII, momento en el que está datado el incensario almorávide de nuestro museo. E igualmente eran piezas de uso en la liturgia cristiana, como muestran el que existan otros incensarios de época románica, como uno del siglo XII u otro de siglo XIII del Museo Nacional de Cataluña.

Ante esto cabe preguntarse por el motivo por el cual fue creada una pieza así por los artistas almorávides, teniendo en cuenta que un incensario de este tipo no tiene una funcionalidad concreta conocida ni en el ámbito doméstico hispanomusulmán, ni en el litúrgico. La respuesta se encuentra en los intercambios comerciales con los reinos cristianos y en la buena reputación de las artes metalúrgicas hispanomusulmanas, que hacía que estos objetos fueran apreciados en toda la península. Probablemente esta pieza fue hecha para ser vendida para el culto cristiano (FERNÁNDEZ-PUERTAS, 1976, 122) y de ahí que responda a la funcionalidad y a la moda de la época en cuanto a la forma y decoración de este tipo de incensarios que tan bien vemos reproducidas en las artes plásticas del siglo XII.  De hecho, la pieza proviene del convento de la Merced de Madrid y fue utilizado dentro del ceremonial litúrgico cristiano, como evidencia el desgaste en su decoración cincelada por la limpieza y uso.

Más información: Fernández-Puertas; A. Incensario de época almorávide. Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos. Sección Árabe-Islam; Vol 25, (Año 1976).

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>