Personajes históricos del Museo de la Alhambra

Personajes históricos del Museo de la Alhambra

mar 29, 2016

El Museo de la Alhambra se ha conformado como lo que es hoy a través de varias visicitudes históricas. Diferentes sedes, distintos proyectos y un nutrido grupo de personas que desde el siglo XIX creyeron que Granada merecía tener un museo dedicado al arte islámico. Hoy rendimos un pequeño homenaje a estos personajes históricos que, de una manera u otra, intervinieron en la formación del museo, y lo hacemos recordando su labor.

Desde que la Alhambra pasó a formar parte del patrimonio artístico del Estado se observa la conveniencia de crear  un espacio para la exposición de objetos arqueológicos. Con tal fin, en 1870 se crea una comisión formada por Manuel Oliver y Hurtado, Francisco Javier Simonet y Rafael Contreras para recopilar y clasificar los objetos que hasta entonces estaban dispersos por los palacios nazaríes. El primer catálogo de objetos de la Alhambra fue realizado por Rafael Contreras, quedando fechada el acta del mismo el 1 de abril de 1873. Arquitecto y restaurador, Rafael Contreras y Muñóz hizo varias intervenciones “adornistas” en la Alhambra, realizó significativas maquetas de monumentos hispanomusulmanes y, también, inventarió las primeras 44 piezas que conformarían el museo. Entre ellas estaban ya el Jarrón de las Gacelas, la Pila de Almanzor  o las losas sepulcrales de los monarcas nazaríes que hoy se pueden ver formando parte de la exposición permamente.

La creación de un museo de arte islámico era una necesidad, y el pintor y arqueológo Manuel Gómez-Moreno González, secretario de la Comisión de Monumentos de Granada,  declaró publicamente este requerimiento en 1885. Por aquel entonces existía un importante mercado de objetos artísticos hispanomusulmanes, piezas de gran valor estaban siendo comprados por coleccionistas privados e incluso se corría el riesgo de que salieran de España. Gracias a él se buscaron nuevas zonas en el monumento para exposición, tales como las habitaciones de Carlos V, las dependencias del Mexuar o el Cuarto Dorado, donde se reunieron yeserías y cerámicas que, hasta ese momento, no habían sido valoradas. También se debe a su labor el crecimiento de la colección o las primeras restauraciones de cerámicas, alicatados y yeserías. Al igual que Rafael Contreras, Gómez-Moreno  propondría la terminación del Palacio de Carlos V para albergar el museo.

Pero para seguir creciendo era necesaria la ayuda y el aporte económico de la Dirección General de Bellas Artes, institución de la que dependía la Alhambra, y con tal fin se consiguió el apoyo de los circulos intelectuales granadinos, con figuras destacadas como el escritor Francisco de Paula Valladar o el arqueólogo orientalista Juan de Dios de la Rada y Delgado, que expresaron públicamente su interés en la creación del museo. También de políticos como el diputado Antonio López Muñoz,  que realizó en 1902 una petición formal al Congreso de los Diputados para la creación de un Museo de Artes Arábigas en el Palacio de Carlos V.

En los años siguientes aparecen en los presupuestos de la Alhambra algunas partidas destinadas a la exposición de piezas. El tema del museo también está presente en el informe de conservación de la Alhambra que en 1907 realiza Zabala y Gallardo y en el proyecto de terminación del Palacio de Carlos V para instalar el Museo de Arte Islámico Español que propone Álvaro Figueroa y Torres Mendieta, conde de Romanones y ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes.

Sin embargo, no se avanzó en esta dirección hasta que Ricardo Velázquez Bosco, arquitecto que realiza el Plan de Conservación de la Alhambra en 1917, plantea (en el punto 2º) la creación de un museo como un elemento complementario al palacio nazarí. Para formar el museo propone que todos los fondos que aún seguían diseminados por la Alhambra debían “reunirse, ordenarse, clasificarse y exponerse en condiciones de que no se destruyan ni se pierdan, y que puedan verse y estudiarse. Su visita y estudio constituirá una de las más interesantes de la Alhambra, pues completan y aclaran no pocos puntos de su historia y de las artes y de las industrias de sus diversas épocas, de la cerámica muy especialmente, habiendo numerosos objetos que en ese concepto, tienen tanto o mayor interés que el monumento mismo”.

En estos años, otra figura destacada del panorama granadino,  Antonio Gallego Burín propuso en  la Asamblea del Cuerpo Facultativo de Museos de Madrid la creación de un Museo de Arte Islámico en Granada.

A pesar de todo, cuando Leopoldo Torres Balbás llega a la Alhambra en 1923 como arquitecto-conservador las piezas que,  según Velazquez Bosco, debían haber sido inventariadas seguían dispersas por el monumento y se carecía de listado alguno de las mismas. Torres Balbás acomete la labor de clasificar estos objetos y comenzar a buscar una ubicación ordenada para los mismos. En 1928, el presidente de la Comisión Provincial de Monumentos de Granada, Fernando Pérez del Pulgar y Blake – conde de las Infantas-, promovió una partida de 150.000 pesetas para instalar el Museo Árabe de la Alhambra en el Palacio de Carlos V. Mientras esta reforma tenía lugar, en 1930, Torres Balbás había acabado de acondicionar para exposición las habitaciones de Carlos V en los palacios nazaríes, donde se colocaron algunas de las más destacadas piezas de la colección.

También bajo la dirección de Torres-Balbás se incrementan los fondos del museo, por un lado gracias a las numerosas excavaciones que se estaban llevando a cabo en el monumento; por otro, por la adquisión de piezas importantes. Columnas, capiteles y estelas sepulcrales,  así como gran cantidad de alicatados, cerámicas o canecillos entran en estos momentos a formar parte de los fondos del museo.

En esta labor de acrecentamiento de la colección jugó un papel destacado el arqueólogo e historiador granadino Manuel Gómez-Moreno Martínez, pues piezas señeras de los actuales fondos del museo, como las puertas de la alacena del Palacio de los Infantes o el propio jarrón Fortuny-Simonetti, fueron comprados bajo su indicación. Su implicación con el museo seguiría además durante bastante años y gracias a su trabajo se descubrieron nuevas tipologías cerámicas.

También en este periodo se acomete la restauración de diferentes objetos de cerámica y de yesería, dirigidas las intervenciones por el especialista cordobés Manuel Ocaña, con gran experiencia en la restauración de piezas hispanomusulmanas por haber trabajado con anterioridad en Medina Azahara.

En 1937 Francisco Prieto-Moreno es nombrado arquitecto-conservador de la Alhambra en sustitución de Torres Balbás, continuándose los trabajos para poder instalar el museo en el Palacio de Carlos V y construyéndose nuevas vitrinas de gran tamaño para albergar las piezas.

P-000859Proyecto de museo en el Palacio de Carlos V. Francisco Prieto-Moreno.

.

En 1940 nacía el Patronato de la Alhambra y Generalife, en el Real Decreto de creación, con fecha de 9 de marzo, se recogía ya la aspiración de convertir el Palacio de Carlos V en un museo en el que “el Arte contemporáneo de aquel y las piezas más selectas halladas en las exploraciones de la Alhambra fuesen recogidas y presentadas en el ambiente evocador de este Palacio“.

Para conformar el museo era necesario dotarlo de personal, en concreto era necesario un técnico especialista en arqueología, cargo que sería asignado en 1942 al profesor de arqueología de la Escuela de Estudios Árabes de Granada, Jesús Bermúdez Pareja. Bermudez Pareja tomó posesión de su cargo en 1943, aunque desde tiempo antes venía realizando labores en el museo. En sus años de trabajo reunió muchos de las piezas y fragmentos que aún seguían distribuidos por el monumento, ordenándolos en grupos similares y profundizando en su estudio. Es destacable su labor investigadora, que queda recogida en muchas de las Memorias del museo.

F-13537Jesús Bermudez Pareja con el arabista Emilio García Gómez, la profesora universitaria Joaquina Eguaras y el director del Museo Arqueológico Nacional, Martín Almagro Basch.

.

En 1962 se funda, por fin, el Museo Nacional de Arte Hispanomusulmán, y en 1963, Francisco- Prieto-Moreno, como arquitecto-conservador de la Alhambra; Jesús Bermúdez Pareja, como director del Museo;  y Manuel Pita Andrade, catedrático de historia del arte, elaboran un anteproyecto para su puesta en funcionamiento. En los años 70 se elabora el proyecto del museo, encargándose Prieto-Moreno del proyecto arquitectónico y Bermudez Pareja del museográfico.

Fueron unos años en los que numerosos profesionales y colaboradores participaron en la puesta en marcha del museo. José Molina se encargó de importantes restauraciones de piezas de cerámica y yeso. Julián Sebastían Lumbreras estudió la colección de cerámica de reflejo metálico. Y José María García Fuentes se dedicó a la catalogación general de las piezas del museo.

Desde entonces, hasta la conformación final del museo como Museo de la Alhambra en 1986 y su instalación definitiva en el Palacio de Carlos V en 1995, han sido muchos los profesionales que han formado parte de la institución. Hoy el museo tiene un gran elenco de trabajadores, colaboradores y voluntarios que día a día siguen velando por los fondos, dándolos a conocer y haciendo que siga creciendo cada día.

7 comentarios

  1. Saturnino Alonso Barrio /

    Creo recordar que en el año 1975 se termino la cubierta de la Capilla
    del Palacio de Carlos V. Proyecto del arquitecto Fernando Chueca Goita,
    realizando dicha obra la empresa de restauración Arechavaleta Alonso

    • MuseoAlhambra /

      ¡Muchas gracias, Saturnino, por tu aportación! En nuestro repaso histórico no hemos añadido a muchos de los personajes más recientes, pero habrá que hacer una segunda parte con todos ellos.

      ¡Un saludo!

  2. Matilde Cortés Romera /

    Muchas gracias por tan intresante imfomacion

  3. Reconozco a la insigne y nombrada arabista la profesora Joaquina Eguaras. Creo que Emilio García Gómez, figura imprescindible en la historia de Granada, no figura en este grupo

  4. Creo que don Emilio García Gómez no figura en esta fotografía

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>