La talla y el alicatado

La talla y el alicatado

jul 16, 2013

Casi todos los visitantes, al dar una vuelta por la Alhambra, hemos quedado fascinados con las complejas composiciones de fragmentos cerámicos que forman los paños de alicatados. Los más curiosos nos acercamos un poco más, y al observar con detenimiento advertimos que cada una de las piezas encaja a la perfección con las vecinas colindantes como si de un puzzle se tratase. Para otros, conocedores, estas composiciones incluso pueden llegar a recordarles a los fastuosos mosaicos romanos, cumpliendo los zafates, almendrillas, estrellas, candilejos, etc., la función de las teselas romanas y bizantinas. Estas piezas de alicatado ocupan sobre todo los zócalos de los palacetes, aunque también podemos encontrarlas en algunos pavimentos.
alicatados.051-001 Fig. 1. Tan solo uno de los muchos contenedores del Museo de la Alhambra con más de 1.500 fragmentos

 

En este artículo del Blog del Museo de la Alhambra se quiere poner de manifiesto la importancia de estas piezas y aportar alguna información relevante acerca de la elaboración del alicatado nazarí. Se ha de mencionar que este texto viene motivado por la actual labor de catalogación que se realiza en el Museo de la Alhambra con el inventario, sin exagerar, de miles y miles de fragmentos o piezas completas de alicatado.

Desgraciadamente para la labor investigadora, prácticamente todos estos fondos fueron recogidos hace más de 30 años, cuando aún no se había extendido en España, de manera generalizada, una metodología científico-arqueológica en la que se valorase el contexto y procedencia exacta de los hallazgos materiales.

alicatados.053-001

Fig 2. Piezas de alicatado en proceso de catalogación. Extendidas sobre la mesa esperan la aplicación de una capa de Paraloid B-72 para su siglado y la posterior asignación de un número de inventario para ingresar en el registro del Museo de la Alhambra.

 

En parte por esta última razón, la ausencia de origen de los materiales, y en parte por la similitud técnica que presentan, en numerosas ocasiones se hace imposible discernir si lo que tenemos ante nosotros es una pieza realizada por los nazaríes en plena época medieval o un trabajo de moriscos concebido bajo el mandato de los poderes cristianos. Con la intensa actividad restauradora que arranca a mediados el s. XIX con la concepción de la Alhambra como monumento, la técnica variará mucho y se emplean principalmente moldes. El contraste entre los diferentes periodos históricos es, en algunos casos, constatable en las variaciones del tipo de vidriado, en los morteros que se adhieren en el reverso de las piezas y, rara vez, en las pastas cerámicas empleadas. A esta problemática hay que sumar la frecuente reutilización de materiales antiguos, retallados o no, de los que se hizo uso tanto en época moderna como contemporánea.

Pese a estas dificultades, durante el examen directo de estos miles de fragmentos, especialmente las piezas inacabadas, hemos observado que el método para obtener las piezas de alicatado permaneció inalterado al menos durante el primer siglo de la Edad Moderna. Consiste pues, en la obtención en un primer momento de un azulejo vidriado con sus dos cocciones correspondientes, una para la pasta cerámica y otra para la cubierta vítrea.

Algunos autores demostraron la existencia de un segundo paso en el que el azulejo, previo a la talla, era cubierto con “una lechada de cal o cualquier otra capa que cubriese el vidriado y que permitiese dibujar fácilmente la pieza a cortar”, que posteriormente “se eliminaba fácilmente con la sola aplicación de un paño”3. Tras la aplicación de la lechada, y en base a los cálculos y diseños previos, se procedía a delimitar el contorno de la pieza mediante un proceso de incisión o talla muy sutil en el anverso de la misma empleando la plantilla necesaria. Quedaría entonces la pieza esbozada sobre el azulejo para, seguidamente, proceder a retirar el sobrante cerámico y obtener la pieza de alicatado (ver figura 3).

 

 alicatados.052-001

Fig 3. Fragmentos piezas de alicatado que presentan un proceso de talla inacabado. Se observa como la pieza ha sido silueteada antes de la talla definitiva. En la mayor parte de ellos queda la impronta de las incisiones realizadas.

 

Generalmente se mantiene la opinión de que el “alicatado”, labor realizada para la retirada del sobrante cerámico que se indicaba en el párrafo anterior, se realizaba mediante unos alicates, palabra árabe para designar unas tenazas. Sin desmentir lo anterior, desde el Museo de la Alhambra podemos afirmar que previo a la labor de alicatado, entendida como una labor de retirada de materia con pellizcos propiciados por unas tenazas o alicates, existía una trabajo fino de incisiones o talla sutil que es apreciable en la imágenes que aportamos (ver especialmente la figura 4). Algo similar afirmaba en 1936 Emilio Camps, el cual decía lo siguiente “se recortaba a mano según la forma requerida para cada una de las piezas, haciendo saltar primero el esmalte y cortando luego la loseta y afinándola en sus borde a lima”5.

 4

 

Imagen 4. Detalle de las incisiones realizadas previas a la talla del material.

 

Desventuradamente para los artesanos nazaríes, pero valiosamente 500 años después, durante el laborioso y minucioso proceso de talla muchas las piezas se partieron en el proceso de trabajo, yendo a parar a vertederos o escombreras o, posiblemente, quedando sepultados bajo los mismos edificios a los que estaban destinados. Estas piezas han llegado hasta nosotros tras años de intervenciones en el Monumento y que ahora están disponibles para su estudio.

alicatados.054-001

Fig 5. Dos fragmentos realizados a molde y sin proceso de talla evidente. El izquierdo conserva mortero de cal evidencia de su uso. Ambos son fragmentos de época Contemporánea concebidos como elementos de restauración.

 

No queremos terminar este breve texto sin comentar que actualmente en árabe no se denomina a estas composiciones cerámicas “alicatados”, sino zillij o zellij, término del que desciende nuestra palabra azulejo, azzuláyǧ.

 

Descargar artículo

 

Se agradece a Gaspar Aranda y Ramón Rubio la documentación facilitada.

__________________________________________________________________________________

1. Véanse los quiciso-humbral de las alhanías de la sala de Dos Hermanas en el Palacio del Riyad de la Alhambra (Palacio de los Leones).

2. Más del 90% de las piezas de alicatado conservadas en el Museo de la Alhambra están concebidas mediante talla, incluso hay fragmentos que podrían ser de Época Contemporánea (s. XIX). Solo un pequeño porcentaje están realizadas exclusivamente a molde y, a falta de un estudio pormenorizado, no tienen un origen medieval.

3. RUBIO DOMENE, R. F. “La Sala de las Camas del Baño real de Comares de la Alhambra. Datos tras su restauración”. Cuadernos de la Alhambra, vol. 43. 2008, pp. 156.

4.Segúa el diccionario de la RAE alicate procede del árabe hispánico allaqqáṭ, y este del árabe clásico laqqāṭ. Estos términos tienen su origen en la voz árabe qata’a cuyo significado equivale al verbo cortar del castellano.

5. CAMPS CAZORLA, E. Cerámica española (Nuevas Instalaciones). Catálogo Sumario del Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 1936. Pp38

BIBLIOGRAFÍA:

- ÁLVARO ZAMORA. M. I. “La cerámica andalusi”. Artigrama, núm. 22, 2007, pp. 337-369.

- BODNER, B. L. “Frieze Patterns of the Alhambra”. En R. SARHANGI, J. BARALLO (eds.): Proceedings of the Bridges Conference, 2007.

- CAMPS CAZORLA, E. Cerámica española (Nuevas Instalaciones). Catálogo Sumario del Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 1936.

- DÍEZ JORGE, M. E. “Los alicatados del baño de Comares de la Alhambra, ¿islámicos o cristianos?”. Archivo Español de Arte, LXXXl, enero-marzo 2007, pp. 25-43.

- RUBIO DOMENE, R. F. “La Sala de las Camas del Baño real de Comares de la Alhambra. Datos tras su restauración”. Cuadernos de la Alhambra, vol. 43. 2008, pp. 152-171.

 

José Domingo Lentisco Navarro es licenciado en Historia del Arte y Máster en Arqueología y Territorio. Trabaja como técnico en museología, inventario y catalogación en el Museo de la Alhambra.

3 comentarios

  1. Gran labor!!!

    • José Domingo Lentisco Navarro /

      Gracias Estela. En este caso simplemente anotamos algunas de las cosas que observamos durante el trascurso del trabajo.

  2. Chencho /

    Que gran labor.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los alicatados de la Alhambra | Handecó - […] Y si además te interesa la labor y la técnica llevada a cabo en estos alicatados, puedes saber más …

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.