Pieza invitada: el Jarrón de Antequera

Pieza invitada: el Jarrón de Antequera

ago 23, 2017

Una de las piezas invitadas que acoge en este momento el Museo de la Alhambra procedentes del Museo Arqueológico de Granada es el Jarrón de Antequera, que se puede ver en la sala VII del Museo de la Alhambra. Este jarrón es uno de los pocos ejemplares que se conservan de los jarrones tipo Alhambra, unas piezas de lujo pensadas para ornamentar los ámbitos palaciegos. Actualmente en el museo se pueden contemplar cuatro de estos jarrones, lo que permite hacer un recorrido histórico que parte del del siglo XIV con el  Jarrón Fortuny-Simonetti y el gollete Hirsh, continúa con la época de Muhammad V con el Jarrón de las Gacelas y concluye con el Jarrón de Antequera, fechada en el siglo XV.

Esta pieza formaba ya parte de Catálogo del Museo de Antigüedades realizado por Manuel Gómez-Moreno González en 1875. Y, por tanto, fue una de los primeros objetos del Museo Arqueológico de Granada, cuya primitiva colección se conformó con una donación de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Granada. El jarrón aparece ya por tanto en el primer inventario del museo fechado el 3 de enero de 1880. La pieza estuvo expuesta en el primer montaje museógrafico del Museo Arqueológico en la Casa del Castril, en 1921.

jarron antequera

La ficha catalográfica del jarrón le asigna Antaquira (Antequera) como lugar de fabricación, y de ahí su nombre, aunque recientemente se han planteado dudas acerca de su procedencia. La pieza presenta fallos de cocción, lo que dificultaría que el jarrón hubiese entrado en el circuito comercial (C. VÍLCHEZ VÍLCHEZ).

El Jarrón de Antequera está realizado en cerámica con vidriado en blanco y decoración  en dorado. Se trata de una pieza bien proporcionada cuya forma y  dimensiones recuerdan al Jarrón Fortuny-Simonetti. El cuerpo mide 80 cm, con un diámetro máximo de 66 cm, y se eleva sobre una pequeña base de solo 15 cm de diámetro. Corresponde a una tipología muy concreta de jarrones, con solución de gallones verticales ocupando toda su longitud  y recorriendo el cuerpo de arriba a abajo.

La pieza ha perdido  las dos asas, de las que solo se conserva el arranque, y el gollete aunque es probable que tuviera una morfología similar al del  jarrón Fortuny-Simonetti.

dav

El programa decorativo, que se desarrolla entre los gallones verticales, se encuentra casi desaparecido. La ornamentación se realizó en dorado sobre el vidriado en blanco,  y parece ser que ocuparía todo el cuerpo de la pieza y las asas.  Los motivos combinan el trazado geométrico con el vegetal y rellenaban la superficie rehundida ente los gallones. En los restos de decoración que quedan en la parte baja de la pieza, en la zona cercana a la base, aparecen unos motivos formados por trazos horizontales en zigzag en una de las intersecciones entre gallón y gallón, y ataurique vegetal en la zona aledaña. La pérdida de decoración no permite saber si se repetiría esta cadencia decorativa por el resto de la pieza. También se pueden apreciar unos restos de decoración vegetal en la zona de arranque de las asas.

Este jarrón fue reutilizado como contenedor de aceite, a modo de tinaja de almacenamiento, probablemente debido a que su ornamentación no resultaba tan espectacular como la de algunos de los otros jarrones de la Alhambra conservados. Sin embargo, y a diferencia de las tinajas que se encuentran debidamente impermeabilizadas por dentro, la pieza no tiene una cubierta vítrea al interior que aislara la cerámica del líquido almacenado. Esto provocó que el aceite que contuvo penetrara en los poros del material y hace que aún hoy, varios siglos después, el jarrón siga oliendo a almazara.

La pieza presenta además unas grapas de hierro históricas, horizontales y verticales, añadidas para dar estabilidad a zonas con peligro de rotura y asegurar su conservación.

Temporalmente se puede ver el Jarrón de Antequera en la sala VII del Museo de la Alhambra como pieza invitada del Museo Arqueológico de Granada.

IMG_3560 copia

 

Bibliografía:
Vílchez Vílchez, Carlos. “Jarrón de reflejo metálico”, Los jarrones de la Alhambra. Simbología y poder, Granada, 2006, p. 154.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>