El incendio de 1890 y la cubierta de la Sala de la Barca

El incendio de 1890 y la cubierta de la Sala de la Barca

feb 16, 2019

La Alhambra ha sido siempre una edificación viva, que ha estado habitada de forma ininterrumpida desde su construcción y que ha sufrido diversas vicisitudes que alteraron su estado original. El monumento ha pasado además por varias catástrofes, terremotos, inundaciones y también  varios incendios. En 1524 ase produjo un importante incendio que puso en peligro los palacios nazaríes y que afectó a la zona en la que hoy se levanta el Palacio de Carlos V. En 1590 la  explosión de un polvorín destrozó el Cuarto Dorado y varias estancias del Palacio de Comares y de los Leones. El último de los tres grandes incendios de la Alhambra tuvo lugar a finales del siglo XIX.

La noche del 15 al 16 de septiembre de 1890 un incendio originado en el Palacio de Comares hacía peligrar de nuevo el monumento nazarí.

Gómez-Moreno describió este incendio en un artículo publicado en «El Defensor de Granada» el 23 de enero de 1898, de la siguiente manera:

El palacio de los emires nazaritas era presa de las llamas; sus portentosas techumbres crujían horriblemente al deshacerse y convertidas en inmensas lenguas de fuego enrojecían con pavorosos reflejos los torreones de la fortaleza (…). Los buenos granadinos se desvivieron sin distinción de clases por atajar el rápido vuelo del elemento destructor, como al fin consiguieron, logrando salvar departamentos notabilísimos tocados ya muy de cerca por las llamas, que a poco hubieran hecho enteramente irreparable el estrago”.

Se ignora cuál fue la causa exacta del incendio, que comenzó en una habitación cerrada del piso alto de la zona oriental. Los vigilantes dieron la voz de la alarma y se avisó al director de conservación Mariano Contreras. La noticia corrió rápido por toda la ciudad y numerosas personas acudieron a ayudar para sofocar las llamas. 

En incendio afectó a la parte oriental del patio de Comares, que linda con los Baños y Palacio de los Leones, la galería Norte del mismo patio y la Sala de la Barca. En este plano, realizado por Francisco de Paula y Valladar, se marcan con línea negra las zonas presas del fuego. El incendio se originó en el espacio indicado como “A”, extendiéndose a partir de ahí a las zonas aledañas.

plano incendio

Imagen: plano del incendio. Autor: Francisco de Paula y Valladar

La Sala de la Barca, que antecede al salón del trono del palacio de Comares, fue una de las zonas más afectadas. En esta se perdió casi por completo la bóveda semicilíndrica terminada en cuartos de esfera, un ejemplar único y original, que pudo reconstruirse  a partir de los dibujos y fotografías, existentes, así como con las piezas salvadas de la debacle. Su restauración concluyó en 1965.

También ardieron el techo de la galería de entrada (vestíbulo en el plano) y de las alcobas adyacentes a la sala de la Barca, armaduras planas ataujeradas con decoración de lazo que se desplomaron en su mayor parte a consecuencia del fuego. Las yeserías corrieron mejor suerte y solo quedaron levemente dañadas por la caída del techo y el agua utilizada para apagar el incendio. Fueron igualmente fruto de las llamas algunos añadidos de época moderna, como la nave oriental del patio y unas torres con almenillas.

F-13116

Imagen: Archivo de la Alhambra.

Por fortuna, el fuego fue sofocado antes de que llegara al salón de Comares o se extendiera a otras zonas aledañas, impidiendo así un desastre de mayor magnitud. La intervención de gran número de personas y el corte de maderas en la galería de levante, detuvo el avance del fuego que hacía peligrar el palacio de los Leones. Para sofocar las llamas fue determinante el uso de una bomba de agua que se colocó en el patio de Comares y fue utilizada con el agua de la alberca. Sin esta gran fuente de agua cercana, los daños habrían sido mucho mayores.

F-13115

Imagen: Archivo de la Alhambra.

Entre los escombros aparecieron gran número de trozos de la techumbre plana ataujerada que se desprendieron en el incendio. Algunos de ellos tienen unas considerables dimensiones y, a pesar de los daños del fuego, se puede apreciar su sistema constructivo y su decoración. Estas piezas se recuperaron y entraron a formar parte de los fondos del Museo de la Alhambra.

quemada.004

 

La armadura de madera desarrolla una una labor de lacería ataujerada. La decoración es de doble cinta agramilada de desarrollo horizontal. Los listones se ensamblan unos con otros a través de medias maderas, tratando de simular la norma de cruce alterno de la lacería.  Esta cinta marca la cadencia del diseño geométrico en el que se integran los distintos modelos de piezas de aplicación, formas poligonales realizadas igualmente en madera que se acoplan y clavan de manera sobrepuesta con grandes clavos de hierro. Estos clavos pueden apreciarse en las piezas conservadas.

En algunas partes del techo se puede apreciar la decoración con la que se pintaron las piezas de aplicación. Un ejemplo de ello es este fragmento en el que se observa la ornamentación de un sino mutilado y un zafate. Sobre una capa de imprimación de yeso se encuentran pintados una serie de finos tallos enroscados con frutos y hojas trazados en negro. En la zona del bisel se pinta una amplia cenefa oscura con ornamentación perlada de tono claro, que delimita la geometría de la pieza.

quemada.002

Es estas piezas se puede ver cómo afectó el fuego a la madera de pino, quemando algunas zonas y ennegreciendo otras a consecuencia del humo. El desprendimiento de los techos y la rápida acción de las personas que acudieron a sofocar el fuego usando el agua de la alberca del patio, permitió que estas techumbres no sucumbieron por completo entre las llamas y que sean numerosos los fragmentos de las mismas que se conservan.

quemada.003

 

Se puede conocer más información sobre este tema y ver algunos de los fragmentos de techo afectados por el fuego en la Exposición “Monumento / Modernidad [1868-1936]”,  de 14 de febrero al 24 de mayo de 2019, en la Capilla del Palacio de Carlos V. Entrada gratuita

BIBLIOGRAFÍA:

BERMUDEZ PAREJA, Jesús; MORENO OLMEDO, María Angustias. Documentos de una catástrofe en la Alhambra. Cuadernos de la Alhambra 2 (1966);pag 77-87

DE PAULA VALLADAR, F. El incendio de la Alhambra. Imp.y Lib. de la Vida e hijos de P.V. Sabatel. Granada. 1890.

GÓMEZ-MORENO, M. La catástrofe de la Alhambra: el incendio de la Casa Real. Cuadernos de la Alhambra 6. 1970. paga 145-148

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.