El amor de Carlos V e Isabel de Portugal

El amor de Carlos V e Isabel de Portugal

feb 14, 2014

El Museo de la Alhambra se sitúa en el  Palacio mandado construir por Carlos I de España y V de Alemania, y que actualmente lleva su nombre, y precisamente su construcción se decidió cuando el emperador pasó su luna de miel en la ciudad tras su boda con Isabel de Portugal.

Carlos V, con 26 años, e Isabel de Portugal, con 23, se conocieron sólo unas horas antes de casarse. El matrimonio se acordó por intereses políticos ya que favorecía la ambición de Carlos de ser coronado como emperador, sin embargo desde el primer momento ambos experimentaron una enorme atracción y vivieron una intensa historia de amor.

Carlos e Isabel se casaron en  los Alcázares de Sevilla, en marzo de 1526, y ante los calores que se avecinaban al aproximarse el verano, los recién casados decidieron trasladarse a Granada. Los festejos que tuvieron lugar a su llegada a la ciudad fueron tan grandes que Granada quedó endeudada durante años.

carlos v e isabel rubensCarlos V e Isabel de Portugal, copia de Rubens de un original de Tiziano

 

Los recién casado se alojaron en los Palacios Nazaríes y durante su luna de miel fue engrendrado su herededo Felipe II. En esta feliz estancia en la Alhambra, Carlos quedó tan prendado con la belleza del lugar que decidió ampliar los palacios para construir también aquí el suyo propio y hacer de Granada  capital imperial.

1231074_10153219238395641_863948654_n

Luis Hurtado de Mendoza, II Marqués de Mondejar, hombre de confianza de Carlos y alcaide de la Alhambra, fue el designado para hacerse cargo del proyecto y elegió como arquitecto a Pedro Machuca, que diseñó la construcción con el estilo renacentista que había aprendido en Italia.

Isabel de Portugal falleció 13 años después de su boda, durante el nacimiento de su séptimo hijo. La tristeza de Carlos V tras la muerte de su esposa fue tal que durante dos meses  se recluyó en el Monasterio de Santa María de la Sisla. El Palacio que había mandado construir no llegó a acabarse en vida del emperador y nunca hizo uso de él, sin embargo, gracias a esa estancia en Granada durante su luna de miel hoy podemos disfrutar de esta obra maestra de la arquitectura renacentista española.

1454667_10153531638885641_356973801_n

Un comentario

  1. J. A. Barba /

    Precioso palacio, inacabado y a expensas de los palacios y jardines nazaríes. ¿No podría haberse construido en otro lugar?

Trackbacks/Pingbacks

  1. CArlos e Isabel, un amor imperial | Blog Cicerone Granada - […] de información: Sandra Cerro, Mujeres en la historia, Museo de la Alhambra y El […]
  2. Charles and Elisabeth, an imperial love - Cicerone Granada - […] of information: Sandra Cerro, Women in history, Museo de la Alhambra y El […]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>