El ajuar de la casa nazarí

El ajuar de la casa nazarí

may 19, 2015

Una nueva exposición temporal habita las salas del Museo de la Alhambra, y en esta ocasión es la casa nazarí la protagonista de la muestra. Muchas piezas de los fondos del museo se muestran por primera vez al público para mostrar diversos objeto cotidianos que formanron parte del día a día el hogar en la etapa andalusí.

Conocemos la belleza arquitectónica de una casa en época nazarí y los espacios reservados a cada uno de los usos para hacer un ámbito reservado para la familia. Sin embargo sus útiles, en general, su ajuar no se encuentra  en la actualidad en su interior y es en el museo donde podemos entender el alcance real de la funcionalidad de estos hogares, aquellos elementos que permitían la vida y actividad diaria;  ayudaban a su bienestar y distraían a los habitantes de la casa.

Esta pequeña muestra realiza un paseo en varios apartados para ambientarnos en lo que realmente tuvo como ajuar una casa en época nazarí y que le permitía por pequeña que fuera, hacer de este espacio un hogar para la familia.

La entrada a la casa con apertura externa a la estrecha calle, nos mostraría una fachada casi sin aperturas y una puerta de entrada de madera, en algunas ocasiones bellamente decoradas con clavos de hierro forjado en forma agallonada.  Por ella accedían sus moradores gracias al uso de largas llaves de hierro que estarían atadas con un cordón de una anilla extrema y mostraban dientes quebrados para hacer juego en la cerradura y permitir su apertura. La puerta cerrada, ofrecían llamadores con formas de anillas decoradas incluso con temas figurativos, como un león del que pendería la anilla, para golpear y llamar para pedir su apertura.

No obstante la casa debía de permanecer cerrada y segura desde su interior con cerrojos para bloquear su apertura.

No podemos olvidar que la puerta de la casa, y en este caso las portadas monumentales en el  recinto de la Alhambra, son entradas al visitante, y como tal aparecen elementos de paz y bienvenida con un símbolo  que encontramos en diferentes entradas a la Alhambra, la  llave y la mano en la dovela central a la entrada. Este ejemplo  presentado formaba parte de la entrada a la Dar al-Manlaka al-Sa’ida, la Casa Real de la Felicidad, que forma parte de la finca del Generalife como vivienda en ella del sultán. En él la mano abierta se aúna con la llave cuya silueta aparece rehundida en su antebrazo. Una llave similar a la representada, que nos enseña el borlón extremo del cordón que la sujetaba de la anilla, se encuentra expuesta en el museo.

ajuar.023

El duro clima de Granada hacía necesario el acondicionamiento de la casa durante el invierno con braseros para la calentar las estancias y  pequeñas fuentes que en el verano aportaran frescura y humedad. Toda esta adaptación junto con techos, puertas de madera y celosías en las ventanas con vidrios de colores para aislarse de los exteriores acompañados de alfombras y tejidos que cerraran espacios o protegían del clima extremo.

ajuar.010

La vida continuaba con la caída del sol y se hacía necesario el uso de candiles o velones para la iluminación  que pudieran trasladarse sujetos por una amplia asa al lugar deseado. La presencia de estos es contante y muy numerosa con una gran variedad de soluciones decorativas que van desde los más sencillos vidriados en verde a otros en el que su acabado es igual a la cerámica de lujo nazarí  blanco, azul y dorado.

Los elementos que facilitarían la higiene es una de las características presentes en todos los hogares nazaríes. Junto con un retrete en cada casa con agua corriente, se hacía necesario pequeñas pilas con forma ataudada para la higiene íntima y bacines junto a las alcobas que también aparecen con una gran variedad de acabados decorativos dependiendo del nivel social de sus dueños.

ajuar.018

La cocina, sus utensilios y enseres necesarios para la preparación de la comida, requiere una gran cantidad de objetos en relación a ella y que necesitaban un espacio reservado  para guardarse en alhacenas. El lugar reservado para cocinar podía o no estar localizado dentro de la casa en exclusividad para este uso. En las casas conservadas nazaríes no se ha reconocido un lugar concreto para ello y se trasladaría el  lugar deseado que podía variar, patio, pórtico….

Según los recetarios conservados se conoce la utilización de utensilios necesarios para cada plato preparado, su uso y  características necesarias para el buen resultado. La arcilla elegida, acabado, tamaño, cierre de sus tapaderas o protecciones con aperturas para determinados platos, tapones; el uso de  almirez;  la preparación del queso; las jarras y jarros con la arcilla adecuada para refrescar el agua; orzas, cantimploras, cantaros o grandes tinajas de almacenamiento…

En los hogares en los que era posible, la vajilla de la mesa se diferenciaba de la utilizada en la cocina, con útiles más cuidados, vidriados y decorados que se hacían muy ricos en los hogares de nivel social más alto con piezas muy cuidadas en su acabado en blanco azul y dorado o también otras en verde con decoración en manganeso pero de cuidado decorado. La variedad es enorme y adecuada a su función: copas, tazas, safas, ataifores, escudillas, acompañados de cucharas de metal o en madera más populares.

 ajuar.011

En los hogares la actividad era mayor a lo que podía ser la limpieza o cocina, las mujeres dedicarían gran parte de su tiempo en la costura e incluso tejer las piezas para la casa.  Cortinas, sábanas, mantas, manteles …y lo necesario para vestir en muchos casos de producía en la casa dejando restos de ello con la conservación de usos, torteras o pesas de telar, dedales, alfileres, bellos botones metálicos y adornos o  incluso el resto usado de huesos de los que se ha sacado o  botones o piezas de juego.

 ajuar.014

Las distracciones también estaban presentes tanto en juegos o distracciones para adultos como para  niños. Entre los adultos se conserva una buena colección de pipas de hašiš que aunque prohibido su uso era frecuente dado el numero conservado. Las formas  muy diversas, en forma de barco, con  caritas humanas,  un león, con formas redondeadas o por el contrario muy angulares; muchas de  ellas realizadas a molde que posiblemente vendían ya que ha aparecido en  lugares muy dispersos las mismas formas.

La escritura también tenía sus utensilios para ello y los tinteros de cerámica conservados nos muestran diferentes  ejemplos.

Los niños pequeños que estarían muy presentes en el hogar, tenían sus propios objetos de juego. Por un lado,  se conserva una gran variedad de figuritas para jugar con ellas: muñecas, caballos,  ranas, serpientes, tortugas, monstruos, etc., algunas con acabado de silbato  o como silbatos de agua para imitar el canto de los pájaros; por  otro lado, los cacharritos del ajuar de la cocina en miniatura que como a imitación de sus madres, jugarían a cocinar con ellos. Curiosamente  en muchos casos este ajuar en miniatura nos muestra ejemplos mejor conservados a los de tamaño normal y, nos sirven como ejemplo y testimonio muy completo del ajuar de la cocina ya que mantienen las mismas características de las piezas usadas por sus madres, en arcilla,  modelado, decoración y acabados diferentes.

 ajuar.019

Del ajuar personal responde a las descripciones conocidas en el vestir, sus adornos y  joyería. Estos elementos nos aportan los datos para  imaginarnos los gustos del momento. Pulseras de vidrio, ajorcas, sortijas de vidrio y metal, bronce, talón u oro con o sin piedras o esmaltes, aretes de filigrana cuidadosamente tratados,  pinjantes, botones y adornos cuidados llevaban  de forma usual las mujeres nazaríes.

ajuar.021

Para más información se puede descargar el Catálogo del Ajuar de la Casa Nazari

La exposición se puede visitar hasta 15 de noviembre en el Museo de la Alhambra. Horario:

Horario de verano 15 marzo al 14 de octubre

8.30 a 20.00h de miércoles a sábados

8.30 a 14.30h domingos y martes

Lunes cerrado

Horario de invierno 15 de octubre al 14 de marzo

8.30 a 18.00h de miércoles a sábados

8.30 a 14.30 domingos y martes

Lunes cerrado

2 comentarios

  1. Germán González Tristante /

    Estoy recien llegado a casa de tres días en La Alhambra y Granada, soy licenciado en Historia del Plan antiguo con dos cursos comunes y tres de especialidad, jubilado como enseñante, nacido en Puebla de Don Fadrique(Granada).
    ¿Habría algún medio de estar en Granada y visitar la Alhambra más económico ? , pues la pensión de un matrimonio de jubilados no da para mucho ,me leo y estudio todo lo que cae en mis manos de los Nazaries en adelante y por supuesto de historia pero la Alhambra es mi vida.
    Gracias si recibo alguna información. Germán González Tristante

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>