edificios y lugares
Icono del botónVOLVER

Salón de los embajadores

Este Salón del Trono es la mayor estancia del recinto, rodeado de nueve pequeñas alcobas, reservada una de ellas para el Sultán.

MarcadorHaz tu selección para descubrir más lugares

La Torre de Comares, la mayor de la Alhambra con 45 metros de altura, tiene en su interior la también mayor estancia del recinto: el Salón de Comares o de los Embajadores, igualmente llamado del Trono.
En sus muros se abren nueve pequeñas alcobas, iguales dos a dos, excepto la central frente a la entrada, reservada al Sultán y más ricamente decorada.

La solería de la estancia, repuesta en diversas ocasiones, conserva en el centro la mayoría de sus piezas originales, de cerámica dorada, a las que se añadieron otras semejantes posteriormente. Posiblemente tuvo también losas de mármol.
Los paramentos verticales del Salón están íntegramente revestidos de decoración. En su parte inferior conserva diferentes zócalos alicatados originales, sobre los que se desarrolla la rica decoración de yesería, alternando la geometría con el ataurique y la epigrafía. Originalmente estaba policromada con vivos colores, como si de un tapiz se tratara.

El techo, con su programa simbólico, venía a legitimar al Sultán, sentado en su trono presidiendo todo el espacio de la Sala. La epigrafía de todo el Salón está cargada, entre otros de no menor importancia, de textos áulicos con clara intención político-religiosa, acentuando sobre todas las cosas la supremacía Divina. He aquí tres ejemplos: «La eternidad es atributo de Dios». «Aléjate en el bien pues ciertamente es Dios quien ayuda». «Sólo a Dios pertenecen la grandeza, la gloria, la eternidad, el imperio y el poder.»

Salón de los embajadores