Colecciones

El Museo Nacional de Arte Hispanomusulmán en 1994 toma su actual nombre, Museo de la Alhambra , unido al Patronato de la Alhambra y el Generalife.

La colección Permanente, constituye un extraordinario y completo recorrido por la evolución del arte hispanomusulmán. Gracias a su variedad y a su amplitud cronológica, el visitante puede comprender mejor la riqueza y complejidad de la cultura y la sociedad islámicas en la Península ibérica a la vez que puede reconstruir el marco en el que se desarrollaba la vida cotidiana. Comenzó a tener un aspecto de “Museo” a mediados del s XIX, catalogado y reunido en diversos sectores de la Alhambra. Hacia 1870 se empezaron a catalogar los fondos, instalándose algunos en las habitaciones del Emperador y alrededor de los palacios de Leones y Comares.

Entre los fondos se puede destacar la colección de cerámica doméstica en la que destaca el jarrón de las Gacelas como pieza príncipe de la cerámica hispanomusulmana. También el conjunto de elementos arquitectónicos de mármol como columnas, paneles decorativos tallados, yesería o la colección de piezas de madera arquitectónica decorada con una importante colección de cubiertas apeinazadas y ataujeradas.