Blog del Patronato de la Alhambra y Generalife

Manuel M. Mateo y la Alhambra se adivina

Manuel M. Mateo y la Alhambra se adivina

mar 24, 2017

Manuel M. Mateo, persona creativa y polifacética, lleva varias décadas dedicado en cuerpo y alma al mundo del arte en sus facetas de poeta, escritor y músico. Así lo atestiguan sus numerosos trabajos e intervenciones en distintas disciplinas artísticas, entre otras, el mundo de la música, donde fue fundador del grupo musical folk Lombarda y la Asociación Cultural Vaivén Paraíso, como miembro promotor de la misma.

En cuanto a su obra literaria, marcada esta sin duda por un carácter didáctico, como en La Alhambra se adivina y Aquí Lorca se adivina ya publicados. Y así lo atestiguan también sus numerosos libros de adivinanzas escritos y en espera de publicación, entre los que destacan: AdivinArte “Museo del Prado, Alpujarradivinanzas, Adivinarte “Museo Picasso”, AdivinArte “Dalí”, Quijoadivinanzas y Museo Thyssen-Bornemisza.

También ha realizado diversos proyectos de adivinanzas dedicados a la cultura andalusí, como Adivina Adivinándalus, y más concretamente aquellos cuya temática está vinculada a la Alhambra como: La Verde Alhambra, Fauna Alhambrensis, Adivinaguas de Al Ándalus, y la publicación que nos ocupa “La Alhambra se adivina”, compuesto por cuarenta y dos adivinanzas en versos octosílabos ilustradas por Álvaro García “Seisdedos”, con un contenido dinámico y atrayente para un público de todas las edades, donde nos acerca a conocer los rincones más emblemáticos de la ciudad palatina de la mano de Chorrojumo, el rey de los gitanos.

Manuel M. Mateo ha accedido muy amablemente a la realización de esta entrevista

P. Su trabajo se centra en las adivinanzas, ¿de dónde parte su pasión por dicho género?

El enamorarme de esta parte importante de la tradición comenzó cuando formé parte como miembro fundador del Museo Cuevas del Sacromonte, y más concretamente alrededor del pequeño museo etnográfico. Entre otras actividades realizábamos rutas a grupos de escolares de distintos colegios de Granada. Una de ellas consistía en visitar nuestro pequeño jardín botánico. Mi pasión por la tradición oral me llevó a iniciar un proceso mediante el cual, y a modo de juego, las adivinanzas de plantas se convertían en un método entretenido qué amenizaba las rutas, a la vez que favorecía el conocimiento de las plantas. De esta forma, en mi opinión, el género de las adivinanzas nos proporcionaba el sistema ideal, didáctico a la vez que lúdico.

 

La Alhambra se Adivina

La Alhambra se Adivina

 

P. ¿Cómo es el proceso creativo a la hora de generar sus adivinanzas?

Es un proceso de recopilación de información a través de numerosas fuentes de investigación. Libros, publicaciones, Wikipedia, Google, etc., todo ello contribuye a la hora de recopilar el material necesario que me proporcione los datos con los que comenzar a escribir.
El tipo de adivinanzas que hago son cuartetas y coplas, figuras métricas de cuatro versos octosílabos, que es la adivinanza más tradicional y donde yo me muevo habitualmente.

Las adivinanzas que yo escribo, actúan todas en conjunto. Por ejemplo, las cuarenta y dos adivinanzas que forman el libro “La Alhambra se adivina” actúan colectivamente, que es lo interesante de la cuestión por su marcado fin didáctico, consiguiendo de este modo el fin último de las adivinanzas, que es el aprendizaje instantáneo y perdurable, ya que el género de las adivinanzas es un método perfecto para enseñar, a la vez que un divertimento para el lector.

P. Hemos podido ver diversos trabajos realizados con los niños, como “Juguemos a adivinar la Alhambra” o “Juguemos a adivinar a Federico”, llevando a una tarima las adivinanzas y que nos consta que tienen gran acogida. ¿Qué tal es esa experiencia?

Soy una persona, como se suele decir en el mundo del arte, con muchas tablas debido a mi experiencia como músico. En el escenario me transformo para sacar lo mejor que llevo dentro. He encarnado a muchos de los personajes de mis libros de adivinanzas, en los distintos talleres y sesiones que he creado. Como por ejemplo Chorrojumo, el rey de los gitanos en “La Alhambra se adivina”. En las Quijoadivinanzas hago de Sancho Panza, entre muchos otros y todos ellos con una muy cuidada puesta en escena. Mis sesiones se basan en el diálogo y en la participación sea cual sea el público presente, y en todo momento intento provocarla con el juego y la cercanía del personaje en que me transformo, por último, siempre hay una parte musical muy enriquecedora para el espectáculo.

P. ¿De dónde procede su pasión por la Alhambra?

La Alhambra me trae recuerdos de mi infancia. Visualmente siempre la he tenido muy presente, muy cerca a lo largo de mi vida. Es un espacio que me fascina y atrae.

Yo cree el grupo de adivinanzas “Adivina Adivinándalus”, donde escribí cuatrocientas adivinanzas. Más tarde, un amigo editor me sugirió la posibilidad de escribir sobre la Alhambra. Me puse a ello y finalmente publiqué con la editorial Comares.

P. Háblenos sobre los proyectos que tiene sobre la Alhambra y otros en curso

Hay tres proyectos sobre la Alhambra que formarían un corpus de adivinanzas, que son:

- La verde Alhambra, formada en un principio por ciento ochenta y cuatro adivinanzas, donde escogería las, aproximadamente 60 “Plantas del mes” con que trabaja el Patronato de la Alhambra y Generalife, para hacer así un libro con marcado interés didáctico.

- Fauna Alhambrensis, con bocetos de Álvaro García “Seisdedos”. Recoge ochenta y cuatro adivinanzas de vertebrados, más otros tantos invertebrados que harían un total de ciento y pico adivinanzas.

- Populus Alhambrensis, formado por los personajes históricamente relacionados con la Alhambra, desde Yusuf I pasando por los Reyes Católicos, hasta llegar a García Lorca, Falla, etc.

También quisiera destacar Adivinaguas de Al Ándalus, obra que gira en torno al uso del agua, el riego… los molinos, que también es el eje vertebral de la Alhambra con la Acequia Real, y que tanta importancia tiene también en la ciudad de Granada.

Otros proyectos son Adivinalbayzín. Un barrio adivinado, y Adivina Sacromonte, cuyo objetivo es divulgar el conocimiento de ambos barrios, ya que son Patrimonio de la Humanidad. También destacar un proyecto global que se llama Adivinarte, que pretende acercar el arte y los espacios museísticos al público de una forma lúdica a través de las adivinanzas.

Adivinarte Gaudí es el proyecto que ahora mismo está más preparado para su edición, ilustrado y traducido ya a cinco idiomas.

Por último, destacar que “La Alhambra se adivina” ya ha sido traducida al inglés, habiendo realizado su traductor Philip Pasmanick un trabajo muy meritorio digno de reseñar, y que está pendiente de publicar.

Puede adquirir la publicación “La Alhambra se adivina” en la Tienda Librería de la Alhambra.

 
Entrevista y fotografías realizadas por:
Gonzalo De Lázaro Gonzalo (asesor técnico del Servicio de Investigación y Difusión)
Alejandro Daza García (experto en arquitectura y patrimonio

Compártelo

2 comentarios

  1. Roberto González /

    Me regalaron el libro no hace mucho y fue toda una sorpresa. Muy entretenido y divertido, las ilustraciones espectaculares! Muy interesante la entrevista!!

  2. Ramón /

    Descubrir al personaje detrás del libro, su forma de crear, como se inició, el por qué de su inquietud… siempre me atrae saber quién escribe y genera dichos pensamientos. Este caso no era una excepción. Buena entrevista.